Artículos - Armas.es - Tu periódico Tu Comunidad de Armas en Internet

Armas de fuego eléctricas: la precisión y la potencia de los rifles "a pilas"

Ratio:  / 7
MaloBueno 
Armas de fuego eléctricas: la precisión y la potencia de los rifles “a pilas"
P. M. M. (armas.es) 28/05/2007
Manual de la escopeta eléctrica
Sorprendentemente, los intentos de aplicar la electrónica a las armas de fuego se remontan al siglo XIX. En Francia, corría el año 1866 cuando el barón Delmás patentó el primer diseño de un arma accionada por detonación eléctrica. Su presentación oficial en la Exposición Universal de París cautivó a todos los asistentes. El éxito de esta revolucionaria propuesta provocó que desde el año 1883 hasta aproximadamente 1912, aparecieran numerosos modelos que imitaban el sistema de ignición eléctrica patentado por Delmás. Sin embargo, hubo que esperar hasta mediados del siglo XX para que finalmente surgiera a la palestra un arma eléctrica de cierta relevancia.

Se trataba de una escopeta de caza cuyo accionamiento era completamente eléctrico. Su diseño pertenece a la Sociedad Moderna de Fabricación Mecánica (S. M. F. M.), una compañía de origen francés que en 1955 sacó a la luz una escopeta eléctrica de dos cañones. Los propietarios de la SMFM diseñaron cuatro modelos diferentes: el modelo Solyd, el Vedette, el Superb (todo ellos con los cañones paralelos), y el modelo Superlec, con cañones superpuestos. Los cuatro modelos podían funcionar hasta con tres calibres distintos: el 12, el 16 y el 20. Los cartuchos de estas escopetas eran especiales, y tanto en las cajas de munición como en las vainas de los propios cartuchos figuraba el término “Munition Électrique" (munición eléctrica).

La batería va en el interior de la culata
La SMFM fue la primera compañía que fabricó la escopeta y sus cartuchos. Sin embargo, la escasa repercusión comercial que el arma tuvo entre la sociedad francesa obligó a la empresa gala a abandonar la producción. Una compañía alemana tomó el relevo de la SMFM, pero al poco tiempo también acabó corriendo la misma suerte que su predecesora. Finalmente, el proyecto de consolidar la primera escopeta eléctrica como un arma a tener en cuenta terminó en fracaso. De hecho, la cantidad de escopetas fabricadas tanto en Francia como en Alemania apenas alcanzó las 60 unidades. Tal vez, para conseguir su objetivo, a este tipo de armas les faltó el apoyo y la distribución de una gran marca internacional. Algo, que años más tarde se haría realidad.

Una de las primeras que apostó decididamente por la incorporación de la electrónica a las armas de fuego fue la marca austriaca Voere. A principios de la década de 1990, los propietarios de Voere presentaron oficialmente su Model VEC 91, un rifle de ignición electrónica que funcionaba con una munición especial sin vaina (“caseless"). El sistema de acción del VEC 91 se basaba en dos baterías de 15 voltios que se encargaban de activar el cartucho de forma directa. En teoría, este hecho propiciaba una mayor precisión en los disparos, al no intervenir ninguna parte móvil en todo el proceso. Además, la ignición electrónica también ofrecía otras ventajas respecto al tradicional sistema de amartillado. En este sentido, según los propietarios de la firma austriaca, la velocidad del sistema de acción es diez veces más rápida en el VEC 91 que en cualquier otro rifle de cerrojo tradicional. Incluso, en su lanzamiento se atrevieron a afirmar que el revolucionario sistema del Voere VEC 91 era capaz de superar todas las inclemencias meteorológicas (nieve, lluvia, calor…), e incluso ¡funcionar bajo el agua!

Rifle Voere VEC 91
Y todo gracias al empleo de una munición especial. Concretamente, se trata de unos cartuchos sin vaina disponibles en dos calibres: el 5,7mm UCC y el 6mm UCC. Esta munición ofrece una velocidad en boca de 930 m/s y es de uso exclusivo para el rifle Voere VEC 91.

El último intento: Remington EtronX
Rifle Remington 700 EtronX
A pesar de que Voere no obtuviera demasiado éxito comercial con su VEC 91, prácticamente una década después otra marca de reconocido prestigio internacional se lanzaba a la aventura de combinar armas y electrónica. En este caso fue la estadounidense Remington quien se atrevió con un nuevo proyecto de rifle “a pilas". Se trata del Remington EtronX, un rifle con un diseño exterior similar al del popular M700, pero con un funcionamiento interior completamente distinto. Y esto es así gracias a la electrónica, presente en todo el sistema de acción de este tecnológico rifle.

Funcionamiento interno del 700 EtronX
El funcionamiento del EtronX se basa en un circuito eléctrico que, una vez pulsado el gatillo, envía una carga eléctrica desde la culata directamente hasta el cartucho. Esta carga recorre internamente el arma hasta accionar el pistón del cartucho, el cual al recibir el impulso sale expedido a gran velocidad. Cuando el tirador cierra el cerrojo del EtronX, automáticamente pone en contacto a un electrodo del sistema eléctrico con el pistón del cartucho. De esta forma, la única parte móvil que participa en el sistema de acción del rifle es el disparador. Todo lo demás es electrónico, por lo que el Remington EtronX carece de fiador y de aguja percusora. Al igual de lo que sucedía con el Voere VEC 91, teóricamente, este sistema redunda en una mayor precisión en el tiro, gracias también a la reducción del tiempo de ignición (“locktime"). En este caso, según asegura la propia Remington, el tiempo de ignición es prácticamente nulo (0,0000027 segundos, según datos oficiales).

A diferencia del Voere VEC 91 que empleaba dos baterías de 15 V, en el caso del EtronX una pila de 9 voltios se basta para hacer funcionar a este moderno rifle. Con ella podremos efectuar aproximadamente unos 250 disparos sin necesidad de recargarla. Otro de los elementos más llamativos del Remington EtronX es el indicador tipo led que aparece junto al cerrojo. Este dispositivo luminoso es quien indica si el arma está preparada o no para ser disparada. Este led también informa al tirador del estado de la batería del rifle, así como de la existencia de un cartucho en la recámara. Para poder disparar el EtronX es necesario accionar una llave de seguridad que se encuentra justo debajo del pistolet. Este sistema de seguridad impide que se produzcan disparos fortuitos.

Munición especial del Remington 700 EtronX
En cuanto a la munición, tal y como sucedía con el VEC 91 de Voere, el Remington EtronX utiliza unos cartuchos especiales que se diferencian del resto por su pistón. En este caso, el pistón presenta dos pequeños círculos concéntricos que son los que reciben la señal electrónica. Los cartuchos del EtronX pueden recargarse sin demasiados problemas, teniendo en cuenta que es necesario utilizar un tipo de fulminante especial que sólo se activa con una descarga eléctrica. En relación a los calibres disponibles, actualmente el Remington EtronX se comercializa calibrado para el .220 Swift, el .22-250 Remington, y el .243 Winchester.

A pesar de su funcionamiento puramente tecnológico, el EtronX no ha tenido el éxito comercial previsto. Su diseño exterior, demasiado similar al modelo 700 y otros rifles de la marca estadounidense, su excesivo coste (aproximadamente el doble de un rifle de cerrojo tradicional) y sobre todo el escepticismo entre los cazadores y tiradores, han acabado pesando demasiado en la elección final de los usuarios. Lanzado comercialmente a principios del siglo XXI, las ventas del Remington EtronX no han alcanzado las cifras que se esperaban.

Sin embargo, tanto el EtronX como el Voere VEC 91, o las escopetas de la SMFM, han demostrado que la tecnología electrónica puede aplicarse con buenos resultados en las armas de fuego. La cuestión ahora es intentar “convencer" a los usuarios de que esa tecnología puede mejorar la precisión de sus disparos. Y esa es ya una tarea mucho más complicada…

Últimos periódicos

Periódico Armas.es Edición Impresa. Número 55. Agosto - Septiembre 2014
Periódico Armas.es Edición Impresa. Número 54. Junio - Julio 2014
Periódico Armas.es Edición Impresa. Número 53. Abril - Mayo 2014
Copyright © 2007-2014 Armas.es, Todos los derechos reservados