Artículos - Armas.es - Tu periódico Tu Comunidad de Armas en Internet

Accidente de caza: Disparo en la pierna con una escopeta del calibre 12/70

Ratio:  / 4
MaloBueno 
accidente_caza_2
Estado en el que quedó el pantalón que llevaba cuando recibí el disparo.

Aunque a veces andamos trasteando con armas, municiones y otras historias en el terreno civil y militar, nunca pensamos que podemos sufrir alguna lesión por arma de fuego o explosivos. He dormido entre fierros y nunca me ha pasado nada. Sin embargo, de la manera más tonta un cazador se da vuelta hacia mí con una escopeta para hacerme un comentario y me vuela la pierna… Esto es un resumen escrito y en imágenes de la causa de mi ausencia. Si durante estos dos meses no respondí algún e-mail les pido disculpas, aunque en este lapso de tiempo estuve presente en la web o en medios gráficos tratando de seguir aportando trabajos y mantenerme ocupado.


El pasado 21 de mayo del presente año 2009, ejerciendo como guía de caza, recibí un disparo de escopeta. Fue por la absoluta negligencia de un cazador, quien a pesar de las estrictas normas de seguridad con las que trabajo, me soltó un impacto de escopeta calibre 12-70 carga del 7 a una distancia de 3 o 4 metros. El disparo impactó en la zona del cuadriceps de mi pierna izquierda, mientras estaba distraído detrás de la línea de tiro guardando mi cámara digital.

accidente_caza_1
Radiografía con los perdigones.
Una vez descarté que no tenía el hueso roto, observé que el impacto me había producido una pérdida de tejido muscular. Esto me hizo dudar acerca de si me había tocado la femoral, e inmediatamente me despojé del peso extra que llevaba y me hice un torniquete con dos cintos. La distancia que tuve que recorrer hasta el vehiculo en un terreno irregular con altos pastos y medanos era de unos 500 metros teniendo. Incluso, tuve que saltar tres alambradas.

Previniendo la llegada de un desmayo o una debilidad inminente, empecé a recorrer por mí mismo el camino hasta el vehículo, ya que las dos personas que me acompañaban en la jornada quedaron en estado de shock por el hecho. En una palabra, estaban inservibles para cualquier asistencia. Por este motivo, les dejé los números exactos de teléfono en caso de no poder yo avanzar más, y unas referencias de nuestro QTH para orientar a los lugareños en caso de tener que venir a buscarme.

Una operación magnífica
accidente_caza_3Gracias a Dios, con la pierna rota logré hacer el recorrido incluso antes que ellos y sentarme en el coche a esperarlos antes de perder la movilidad. De esta manera, los guié al pueblo y a la unidad de emergencias del hospital, donde fui examinado. Dada la dimensión de la herida, fui derivado a la clínica de una conocida localidad vecina donde fui evaluado y a las 20hs intervenido quirúrgicamente con la extracción de algunos perdigones. En esta operación, los médicos también unieron la masa muscular y cerraron la herida de tal forma que evitaron usar implantes de piel y demás. En cualquier caso, todo pudo ser peor: rodilla, estómago, amputación...

accidente_caza_4El post-operatorio fue en mi pueblo, con curaciones locales y controles semanales en la clínica vecina, hasta que a los 15 días de haber recibido el disparo me dieron el alta hospitalaria. Me extrajeron los puntos y me enviaron a casa, donde proseguí con la curación de la herida y la aplicación de vendajes completos e inmovilizadotes. Justo al mes del accidente dejé los vendajes grandes y empecé a caminar despacio con muletas. Tras unos ejercicios de quinesiología, logré dejar las muletas y a día de hoy ya puedo caminar casi con normalidad.

Todavía me llevará un buen tiempo lograr la fortaleza y la flexión normal del miembro afectado, pero eso dependerá de mi fuerza de voluntad para efectuar los ejercicios recomendados. Quiero recuperar mis facultades para realizar mis actividades laborales y personales, las cuales requieren una normalidad física para el tiro defensivo, la caza, la defensa personal y cualquier actividad que requiera movilidad en mis piernas.

accidente_caza_5En el segundo mes de post-operatorio logré, con un trabajo de hormiga, flexionar la pierna dañada hasta un ángulo de 90 grados, estirando y flexibilizando mi tejido cicatrizal en los ejercicios. La fuerza de mis chicos que imaginariamente me asistieron de cada hombro cuando debía llegar al coche para salvarme, es la que hoy me sostiene día a día para lograr recuperarme.

Quiero aprovechar este artículo para saludar a todos aquellos con los que en algún momento compartimos un curso, entrenamos juntos, cazamos juntos, etc. Pero sobre todo, quiero agradecer a aquellos que me formaron en primeros auxilios en situaciones de heridas de arma de fuego a nivel civil y militar. Se lo agradezco porque por un acto reflejo esos conocimientos afloraron y me salvaron la vida.

accidente_caza_6Por más seguridad que inculquemos y que exijamos en materia de armas de fuego, esa cuota de seguridad que deben aportar por ética los terceros que están con nosotros, cuidado porque a veces desaparece y aunque nos traten de exigentes empedernidos, no importa porque de la manera más imposible se produce el accidente. Si el rey de las armas, el experto, el que nos enseñó a cazar, quien carajo sea nos dice: “tengo mi arma descargada”; que no nos importe y aunque le ofendamos comprobémoslo nosotros mismos. Y si antes creíamos que éramos unos enfermos de la seguridad, ahora vuélvanse todavía más enfermos… su vida se lo agradecerá.

Últimos periódicos

Periódico Armas.es Edición Impresa. Número 56. Octubre - Noviembre 2014
Periódico Armas.es Edición Impresa. Número 55. Agosto - Septiembre 2014
Periódico Armas.es Edición Impresa. Número 54. Junio - Julio 2014
Copyright © 2007-2014 Armas.es, Todos los derechos reservados