FG-42: El fusil de los cazadores paracaidistas alemanes (II)

FG-42: El fusil de los cazadores paracaidistas alemanes (II)

Armas militares
4.5 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 (1 Voto)
FG-42: El fusil de los cazadores paracaidistas alemanes (II)
El FG-42 es una de las armas más emblemáticas del Ejército Nazi. Vinculada a los cazadores paracaidistas alemanes, el FG-42 supuso una auténtica revolución dentro del sector armamentístico de la época. Una fuente de inspiración para las armas automáticas que llegaron después.
FG-42: El fusil de los cazadores paracaidistas alemanes (II)
IVAN-HK (04/07/2007)
Soldado alemán equipado con un FG-42
A finales de diciembre de 1942, el primer modelo del FG-42 fue probado por el propio Hitler en la ciudad de Saadbrücken, con un orgulloso Hermann Göering a su lado. Hitler quedó impresionado con el Fallschirmjägergewehr 42. Después de la demostración oficial, Göering y el propio Hitler dispararon el arma y ambos se mostraron entusiasmados. Sobre todo Göering, quien declaró que el FG-42 sería el arma reglamentaria al finalizar la guerra. Al mismo tiempo, ordenó la fabricación de 100.000 unidades.

Durante el proceso de producción, los técnicos alemanes se dieron cuenta de que el FG-42 era lento y costoso de fabricar. Era un arma cara, por lo que tras producir unas 2.000 unidades en Krieghoff, los suministros de acero de manganeso se desviaron hacia otras necesidades. Por este motivo, la producción del FG-42 siempre fue escasa y errática, con entregas demasiado escalonadas en el tiempo. Esta situación propició que el arma estuviera muy cotizada entre los paracaidistas, a cuyas manos llegó a principios de 1943. El primer uso operativo conocido de esta arma fue en Italia, en septiembre de 1943, en la liberación de Mussolini por parte de los comandos paracaidistas de Skorzeny (donde no llegó a ser disparada) y en las luchas de Rodas, también en septiembre de 1943.

Defectos de la FG-42/1
Alza del FG-42
Bayoneta y cargador del FG-42
Culata metálica del FG-42
En un principio, el fusil parecía fiable y bien diseñado, pero como ocurre con todas las armas, hasta que no se usa “realmente" por el sufrido soldado del frente no sabemos del todo de qué carece y en qué resalta. Algunos informes del frente hablan de fallos menores en combate, con algunas interrupciones sin importancia. Lo más importante era su difícil manejo en fuego automático. Disparar el 7,92 con este corto fusil y de tan poca masa no ayudaba a absorber sus 900 disparos por minuto (750 a 900). Aun a ráfagas cortas, era difícil disparar con precisión. Además, el bípode era demasiado débil y debido a su posición tendía a plegarse en fuego automático, o para ser más exacto, caerse quedando desplegado. Este mismo bípode tampoco era suficientemente estable para el tiro a ráfaga en posición de tendido.

El cañón era demasiado corto para la carga de pólvora del cartucho que disparaba (55cm). Este tamaño no permitía que la deflagración se completara, produciendo una enorme llamarada en la boca del cañón. El apagallamas era muy poco efectivo, por no decir inútil (estaba diseñado para reducir la re-elevación). Estos defectos inhabilitaban considerablemente su uso como arma de francotirador, y en general, su enorme destello (especialmente de noche o en condiciones de poca luminosidad) perjudicaba la visión del tirador y delataba su posición al enemigo.

El alza ortóptica tenía una apertura demasiado pequeña, que si bien aumentaba la precisión a largas distancias, era difícil de alinear rápidamente. Además, tenía una iluminación deficiente, por lo que sólo se podía apuntar con claridad con buenas condiciones de iluminación. El pistolete de ángulo muy cerrado cumplía muy bien la función de facilitar (o bien obligar) a que el soldado en tendido se “acercara" más al suelo para reducir su perfil, pero en otras posturas era incomodo su uso. Además, el hecho de ser metálico (igual que su culata) dificultaba su uso en climas fríos.

El sistema para lanzar granadas era muy deficiente, posiblemente por el erróneo diseño del apagallamas. Esto hacía que sólo los modelos específicamente modificados podían lanzar granadas con éxito. El equilibrio del arma era bueno, pero alimentada con el cargador de 20 no tanto. Debido a su enorme peso, este cargador tendía a desequilibrar el arma, lo que a su vez dificultaba el tiro cercano y el uso de la bayoneta.

Propuestas de mejora
Despiece básico del FG-42
FG-42 con el bípode desplegado
En el momento en que arrancó la fabricación y la utilización del FG-42/I, los alemanes comenzaban a perder la guerra. Los bombardeos aliados dificultaban la producción de armas, tanto en cantidad como en calidad. Así, a partir de ese momento, sólo se hacían armas con materiales de baja calidad y con un control de calidad mediocre. Esto propició que sólo se fabricaran unas 7.000 unidades del FG-42 en diferentes versiones. Esta situación, unida a los defectos detectados en combate, obligó a un rediseño para poder utilizar acero estampado en su lugar e instaurar diferentes mejoras.

Los informes de combate solicitaban mejoras como trasladar el bípode desde el guardamanos al extremo del cañón, cambiar el ángulo de la empuñadura (haciéndola más vertical), alargar el cañón y el guardamanos, y cambiar la culata de metal a madera para reducir el calentamiento. Bajo todos estos condicionantes, nació el “Tipo II".

Modelo FG-42/II (Tipo II)
Realmente, este arma nunca llegó a perfeccionarse debido a que las demandas eran tan elevadas y la producción tan escasa que no pudieron introducirse modificaciones serias, dado que éstas hubieran obligado a detener la producción para adaptar máquinas y operarios a nuevos diseños. Aún así, entrar en detalle de todos y cada uno de los cambios es harto complejo y extenso. Se conocen hasta 20 variantes o modificaciones del arma en su corta vida de servicio. Todos ellos los podemos agrupar en modelos que van de la “A" a la “G". Los modelos A, B, C, D y E, por su empuñadura inclinada y bípode plegable a media distancia del cañón (rebatible hacia detrás), generalmente se engloban en el FG-42/I; mientras que los F y G pertenecen al FG-42/II, donde vemos pistolete vertical, uso de madera en la culata y bípode rebatible hacia delante.

El modelo FG-42/II (Tipo II) tenía la misma mecánica que su antecesor, pero pesaba 0,68 kilos más que el primer modelo debido al cambio del acero al magnesio por el acero común estampado. Esto mejoraba el tiro en automático, pues proporcionaba una mayor estabilidad. Aunque hay que recordar que se trata de un arma que ha de llevar un paracaidista desde el salto, y después ha de luchar con ella. También se reemplazó la culata de acero por una de madera. Esto mejoró su uso en climas fríos. Su pistolete se cambió por uno casi vertical y de baquelita, mejorando el tiro más natural para la mano y evitando problemas en climas fríos.

El inconveniente de la estabilidad era más complejo de solucionar, especialmente en su uso como ametralladora de apoyo. Se adelantó la posición del bípode, plegándose en dirección contraria (hacia el cañón mirando desde la culata). Con esto se evitaban las molestas caídas y se dotaba de más estabilidad al arma. También se incorporó un regulador de la toma de gases y se alargó el recorrido del cerrojo (para reducir la cadencia de tiro de 900 a 600 disparos por minuto). Se incorporó una bocacha más larga y rediseñada (para mejorar la estabilidad), así como un guardamos de mayor longitud.

Los cargadores del FG-42/II no tenían dos topes en su brocal, por lo que no eran intercambiables con los del FG-42/I. El selector de tiro cambió de tres posiciones a dos, teniendo ahora: “F", Feuer hacia delante y “D" por Dauerfeuer hacia atrás. El seguro ahora se activaba con una palanca independiente que se encontraba más atrás. La mira óptica se reemplazó por otra de menor calidad denominada Gewehr Zilfernrohr 4, (GwZF4), también de 4 aumentos. Y el alza ortóptica aumentó su apertura.

Última evolución
Mientras se fabricaba el modelo II del FG-42, la guerra les iba a los alemanes claramente peor. Su derrota estaba cantada, y ya sólo era cuestión de tiempo. Los bombardeos aliados limitaban o impedían la producción de armas, y al final de la guerra sólo se habían fabricado 5.000 o 5.500 unidades del FG-42/II, y sólo una pequeña parte de ellas las pudieron usar en combate. Uno de los escenarios donde pudo verse en acción fue la batalla contra los Aliados en Montecasino. En aquel combate participó la 1ª División Paracaidista alemana con resultados muy satisfactorios pero con un efecto insignificante en el resultado final dado el escaso número de efectivos.

Fusil FG-42 equipado con visor
Vista interna de la ametralladora M60
Mientras tanto, el señor Louis Stange estaba dispuesto a recamarar el FG-42 al nuevo 7,92x33mm Kurz. Este cambio hubiera significado una modificación revolucionaria en el arma, especialmente por su mejora en la estabilidad. Al presentarle la idea a Hermann Göering. éste se opuso completamente argumentando que el propio Hitler en persona quería que esa arma se mantuviera recamarada al calibre reglamentario 7.92x57mm Mauser. Las razones del rechazo tal vez podrían encontrarse también en la rivalidad entre la Fuerza Aérea alemana y el Ejército, “creador" del nuevo cartucho “corto". Burlando la prohibición, Louis Stange produjo algunos ejemplares en 7,92x33mm Kurz en el otoño de 1943, con la intención de lograr “seducir" con esta combinación de arma-cartucho a los paracaidistas. Teniendo en cuenta que el MP-43 ya era un arma evolucionada con su nueva munición, tras la adopción del calibre “Kurz" el arma vería resueltos sus problemas de control en fuego automático ocasionados por el alto poder de su munición. Sin embargo, se impuso la preferencia por el 7.92x57mm Mauser y el cambio no llegó a efectuarse. Al finalizar la guerra, los aliados encontrarían sólo un arma recamarada para ese calibre: el exitoso StG-44.

El legado
El FG-42 fue un arma innovadora con un gran impacto en los diseños de posguerra. Posiblemente, ensombrecida por el StG-44, pero aún así con un importante hueco en la historia. Se puede afirmar que el diseño polivalente del FG-42 fue un puente entre el fusil de cerrojo y los modernos fusiles de asalto (M4/M16, HK-G36, Steyr AUG, AK-47…). El FG-42, con un diseño equilibrado y futurista para su época, respondió con diferentes grados de éxito a los contradictorios requerimientos tácticos y operativos. Unos requerimientos que, en mayor o menor medida, siguen vigentes hasta la actualidad. Incluso, hizo parcialmente las funciones de fusil de asalto, sin serlo del todo.

Paracaidistas alemanes rescatando a Mussolini
A pesar de enfrentarse a la falta de materiales y de tiempo, a la falta de personal cualificado, a una situación de envidias entre ejércitos, y a una falta de visión del propio Hitler, el Fallschirmjägergewehr 42 en mi opinión ha ganado su lugar en la historia. Una evolución del FG-42 se utilizó para desarrollar el funcionamiento por gases de la ametralladora M-60 norteamericana, que fue tomada directamente de la FG-42. Suiza, por su parte, desarrolló dos fusiles en calibre 7,5x38mm (copia del 7,92x33mm alemán) y 7,5x55mm. Uno era una copia directa del FG-42, y el otro tenía el cañón más corto. Ambos desarrollos nunca pasaron de meros proyectos experimentales (StG W&F 51/52/53/54/55/56), mientras que en Checoslovaquia se desarrolló el KP-5.

La disposición de culata adelantada (bullpup) del FG-42 fue retomada por los fusiles de asalto modernos. El L-85A1 (SA-80) británico, el FAMAS francés y el AUG austriaco, entre otros, adoptaron el diseño del arma germana. Después de la guerra hubo naciones que rescataron el concepto del StG-44 y en mayor o menor medida hicieron sus versiones, básicamente la U.R.S.S. y España. Otras siguieron insistiendo en los fusiles semiautomáticos con cartuchos de gran potencia, como Estados Unidos,y en otros casos se siguió con una combinación de lo que es fusil de asalto y el concepto del FG-42, como el Reino Unido con sus EM-1 (Korsac), el EM-1 (Thorpe) y el EM-2 (Janson) (evolucionando hasta el SA-80 más tarde). Pero entrar en los detalles de todo esto ya es otra historia, u otro artículo...
Publicidad
Publicidad

Facebook Armas.es

Encuesta

¿Quién monta los accesorios de tu arma?

Suscríbete a armas.es

periodico armas suscripcion

Último Periódico Armas.es

armas periodico 69 dragunov minuatura

SALIR DEL ARMERO

Atrevete a salir del Armero