La Familia CETME: desde el Modelo A hasta las versiones L

La Familia CETME: desde el Modelo A hasta las versiones L

Armas militares
1 1 1 1 1 1 1 1 1 1
La Familia CETME: desde el Modelo A hasta las versiones L
Hoy en día, las siglas C.E.T.M.E. poseen un significado muy especial para mucha gente. Además de ser el acrónimo de Centro de Estudios Técnicos y Materiales Especiales, han quedado en la memoria de muchos como sinónimo de fusil de asalto.
La Familia CETME: desde el Modelo A hasta las versiones L
J. P. P. T. - Erick 25/09/06
Hoy en día, las siglas C.E.T.M.E. poseen un significado muy especial para mucha gente. Además de ser el acrónimo de Centro de Estudios Técnicos y Materiales Especiales, han quedado en la memoria de muchos como sinónimo de fusil de asalto.

El legendario fusil de asalto Cetme C, alias "el chopo"

Y es que, sus más de cuatro décadas de servicio en España han acabado marcando una época, amén de su fabricación, servicio y distribución a lo largo del globo, bajo sello alemán, con la denominación G-3. Pero centrémonos en el genuino CETME, su historia y los modelos de la familia.

Orígenes
Los antepasados de los fusiles de asalto CETME (y de otros modelos actuales) fueron los SturmGewëhr o fusiles de asalto alemanes de la Segunda Guerra Mundial. Estas nuevas armas se desarrollaron con el objetivo de combinar la precisión y alcance de los fusiles clásicos con la potencia de fuego automático de las ametralladoras. Así, en 1949 se creó en España el centro de estudios técnicos y materiales especiales, un organismo ideado para investigar y desarrollar nuevos equipos para los ejércitos españoles. A este centro llegaron algunos técnicos alemanes que colaboraron en el diseño de los nuevos fusiles. Sólo un año después, en 1950, el estado mayor emitió el encargo de desarrollar un fusil automático con un alcance eficaz de 1.000 metros, que pesase menos de cuatro kilos, midiese un metro de longitud y se alimentase con cargadores de 30 cartuchos. Nacía así el primer CETME.

El primer paso fue diseñar el calibre adecuado a estos requerimientos. Surgió así el cartucho 7,92x40 CETME, una estupenda munición con unas excelentes cualidades de vuelo y penetración. Este cartucho contaba con un proyectil ligero de 6,8 gramos de peso con núcleo de aluminio y refuerzo en latón. Al mismo tiempo, en el centro se desarrollaron dos prototipos del arma:

-CETME modelo 1; con un sistema de acerrojamiento rígido y toma de gases.
-CETME modelo 2; de acerrojamiento semirígido con retroceso de masas.

Sin embargo, el cartucho 7,92x40 CETME no cumplía con las leyes de la guerra al no tener una camisa metálica completa. Este hecho, unido a la elección por parte de la OTAN del calibre 7.62x51, motivó que se adoptara este tipo de cartucho para el fusil CETME.

Modelos A y B
En 1957 el Ejército de Tierra español adopto el modelo en las variantes A1 (selector de tiro en el lado derecho y culatín plegable) y A2 (con asa de transporte). Al año siguiente, el modelo B, preparado para los cartuchos de 7,62 (tanto OTAN como CETME) reemplazaba al modelo A. El CETME B también fue adoptado por los otros servicios de las Fuerzas Armadas españolas (la Armada y el Ejército del Aire). Este modelo ya disponía de bocacha apaga llamas, un asa de transporte mejorada y un bípode integrado.

Fusil de asalto Cetme A2

El Modelo C
Seguramente, éste haya sido uno de los mejores fusiles de asalto de la historia. Este modelo fue adoptado por los tres ejércitos de las Fuerzas Armadas españolas en 1964 y es el máximo exponente de esta legendaria familia. Muy duro, pesado y resistente, prestó servicio durante más de dos décadas en España (aun hoy en día quedan algunos en la infantería de marina, lo cual dice mucho de su calidad). Su fama de seguro y fiable es enorme, no sólo en España sino en otros muchos lugares del mundo.

El CETME C poseía una recámara estriada que facilitaba la extracción de las vainas por muy malas que fuesen las condiciones. Incluso, se le podía adaptar un bípode (a diferencia del B, que lo llevaba ya instalado) que hacía también funciones de corta alambres, mientras que su guardamanos era de madera (de ahí su popular mote de “chopo"). Sus miras fueron cambiadas por unas de tipo “librillo" a distancias de 100, 200, 300 y 400 metros. Por otra parte, el selector de tiro cambió su posición al lado izquierdo del arma, posibilitando así su accionamiento con el dedo pulgar, y fue dotado de un carril para poder montar un visor telescópico. Como dato curioso, el CETME C desacerrojaba a 3kg de presión, mientras que su pariente alemán, el G-3, lo hacía a 1kg.

Modelos L: los hermanos pequeños

Desde 1966 y hasta 1980 se desarrolló esta variante con la idea de modernizar el diseño para cumplir con los requisitos tácticos y poder utilizar el nuevo cartucho 5.56x45 OTAN. Para la producción de los CETME L se aprovechó la experiencia en materiales plásticos adquirida con los prototipos del modelo E, que en su momento tuvieron culata, guardamanos y cargadores fabricados en plástico, además de un alza diopter similar a la del G-3. A pesar de todo, estos prototipos nunca llegaron a fabricarse en serie ni a ser adoptados por el Ejército español.

Fusil de asalto Cetme L

La “familia" L se caracteriza por contar como elementos de puntería con un punto de mira y un alza diopter calibrada a 200 y 400 metros. Estas armas pueden utilizar cargadores de M-16 y el arco de su guardamonte fue agrandado para facilitar el disparo utilizando guantes. Por otro lado, su pistolete fue completamente rediseñado, dotándolo de una mejor ergonomía. En los primeros diseños del CETME L el guardamanos poseía unas formas “cuadradas" que más tarde fueron abandonadas en favor de los guardamanos redondeados. A partir del modelo básico L (ligero), se desarrollaron el LC con culatín retráctil y un cañón algo más corto; y el LV, preparado para montar dispositivos ópticos de puntería, tanto diurnos como nocturnos.

Otras novedades destacadas de los CETME L fueron la posibilidad de retener el cierre atrás para facilitar su revista, la nueva bocacha de tres “pétalos" abandonada después por el diseño anterior, y los acabados en pintura verde. Estos modelos (L, LC y LV) han sido utilizados por las FAS españolas en gran cantidad de zonas de conflicto como los Balcanes, el Kurdistán, o más recientemente Afganistán e Irak hasta su sustitución por el avanzado H&K G36 E.

Conclusiones
Cabo español con un Cetme LC. ©
Ministerio de Defensa
La familia de fusiles de asalto CETME ha demostrado durante ya más de cinco décadas ser un producto de primera calidad. Fiable, preciso y resistente, este fusil ha estado en servicio en más de 30 países, tanto bajo las siglas CETME como H&K G-3. Y todo parece indicar que todavía le quedan bastantes años para “dar guerra" en manos de coleccionistas y usuarios de las últimas versiones.

Con este rifle la industria armamentística española demostró, como tantas otras veces, que con los apoyos necesarios podía situarse entre las punteras a nivel mundial. Lástima que en los últimos años no se garantizase la independencia tecnológica de nuestra industria y de nuestras Fuerzas Armadas, pues estaba más que demostrado que podíamos estar a la altura de los mejores si se ponía empeño en ello. Ahora le toca demostrar al H&K G36 (tataranieto del CETME) que puede ser un digno heredero de la saga.
Publicidad
Publicidad

Facebook Armas.es

Encuesta

¿Quién monta los accesorios de tu arma?

Suscríbete a armas.es

periodico armas suscripcion

Último Periódico Armas.es

armas periodico 69 dragunov minuatura

SALIR DEL ARMERO

Atrevete a salir del Armero