Rifle Heckler & Koch G36-E, tecnología alemana en manos españolas

Rifle Heckler & Koch G36-E, tecnología alemana en manos españolas

Armas militares
5 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 (1 Voto)
Rifle Heckler & Koch G36-E, tecnología alemana en manos españolas
El rifle de asalto Heckler & Koch G36-E se incorporó a las Fuerzas Armadas españolas en 1999 con la complicada misión de sustituir al clásico CETME. Así, justo cuando el planeta estaba a punto de celebrar el cambio de milenio, un nuevo inquilino desembarcaba en las filas del Ejército español.
Rifle Heckler & Koch G36-E, tecnología alemana en manos españolas
R. F. (armas.es) 18/07/06
El rifle de asalto Heckler & Koch G36-E se incorporó a las Fuerzas Armadas españolas en 1999 con la complicada misión de sustituir al clásico CETME. Así, justo cuando el planeta estaba a punto de celebrar el cambio de milenio, un nuevo inquilino desembarcaba en las filas del Ejército español. Ahora, varios años después de su entrada en el departamento de armamento ligero del Ejército de Tierra español, el G36-E ya ha demostrado sobradamente sus incuestionables virtudes y sus mínimos inconvenientes. Llega el momento de analizar con más detalle la vida del nuevo “FUSA" (fusil de asalto) español.

El nacimiento del G36 está ligado al intento por parte de Heckler & Koch de crear un arma moderna capaz de convertirse en el principal referente de todos los nuevos fusiles de asalto. Así, a principios de la década de los 90 la prestigiosa firma alemana comenzó a desarrollar varios proyectos con este objetivo. Uno de los primeros modelos, conocido como G11, fue rechazado por su elevado coste de producción. Y es que esta era una de las premisas básicas que debía tener en cuenta H&K si quería que su nuevo rifle disfrutara de una expansión internacional. De esta forma, el sustituto de su clásico G3 debía ser un arma flexible, asequible y con un diseño extremadamente fiable y moderno. Cumpliendo estos requisitos apareció a mediados de los 90 el G36, un rifle de asalto que aspiraba a convertirse en el fusil oficial de las Fuerzas Armadas alemanas, pero que al mismo tiempo había sido diseñado pensando en la exportación a otros países.

Y no tardó en cumplir el primero de sus objetivos, ya que en 1995 el Ejército germano adoptó oficialmente al G36 para sus tropas de infantería. Poco después, Heckler & Koch vio recompensado su trabajo cuando en 1999 las Fuerzas Armadas españolas compraron miles de unidades del G36-E, una versión ligeramente modificada del arma original que se convirtió en el rifle oficial de la infantería española. El término “E" indicaba que se trataba de un arma de exportación. Paradójicamente, este rifle de asalto de calibre 5,56mm OTAN acabaría siendo el sustituto del mítico CETME, un legendario rifle de origen español que había servido como inspiración a H&K para diseñar su célebre G3.

El G36-E dispone de una mira telescópica fija de 1,5 aumentos, aunque también incorpora un sistema de miras abiertas que pueden utilizarse en situaciones de emergencia y que se halla sobre el asa portafusil. Esta mira fija de 1,5x es una de las principales ventajas del fusil de asalto español, ya que permite al soldado apuntar con bastante rapidez. Otra de las virtudes del G36-E es su ligereza, debido en gran parte a que la mayoría de sus piezas se han elaborado con polímeros. En este sentido, con el cargador vacío el G36-E sólo pesa 3,3 kilogramos, un registro que le convierte en un arma bastante manejable.

Entre los principales complementos del G36-E destacan su culata plegable, la posibilidad de incorporar un bípode plegable junto al guardamanos, así como el hecho de poder intercambiar su cañón para disparar munición más potente. En este sentido, con todos estos elementos más un cargador de mayor capacidad, el G36-E se puede convertir en una ametralladora fiable y precisa.

Indudablemente, este fusil de origen alemán presenta grandes ventajas con respecto al tradicional CETME. Sin embargo, en el empleo del G36-E también se han constatado una serie de inconvenientes que han empañado en cierta medida su enorme popularidad. Uno de los problemas más comunes relacionados con el rifle de asalto del Ejército español es su fragilidad. En este sentido, parece que algunos soldados echan de menos la resistencia y la dureza del CETME, ya que el G36-E se rompe con mayor facilidad. Posiblemente, el motivo sea los polímeros empleados en casi toda la construcción del arma. Estos elementos abaratan sus costes de producción y reducen su peso, pero por el contrario le confieren una mayor fragilidad.

En su objetivo inicial de convertirse en un referente para los rifles de asalto en todo el mundo, el G36 ha conseguido superar en muchos aspectos a los clásicos M16 y AK47. Respecto al fusil estadounidense, el funcionamiento del G36 resulta mucho más fiable. En este sentido, el rifle alemán no se encasquilla prácticamente nunca y además precisa muy poca limpieza, lo contrario que el M16, un arma que siempre ha presentado problemas en este aspecto. Sin embargo, fundamentalmente por cuestiones políticas, estas aparentes ventajas del G36 no han ayudado al arma alemana a suplantar al M16 como rifle oficial de las Fuerzas Armadas estadounidenses. No obstante, diversos cuerpos policiales y fuerzas de seguridad del país norteamericano sí que están beneficiándose de las virtudes del G36.

Los soldados españoles también conocen la fiabilidad, la precisión y el sencillo manejo del G36-E. Ellos son conscientes de que en su manos tienen un rifle tecnológicamente muy avanzado y que puede ofrecer un excelente rendimiento en el campo de batalla. Precisamente ahí es donde las clásicas armas de los fabricantes alemanes han mostrado sus mejores resultados. Con el paso del tiempo veremos si el G36 logra escribir su nombre con letras de oro en la historia de las armas.
Publicidad
Publicidad

Facebook Armas.es

Encuesta

¿Quién monta los accesorios de tu arma?

Suscríbete a armas.es

periodico armas suscripcion

Último Periódico Armas.es

armas periodico 69 dragunov minuatura

SALIR DEL ARMERO

Atrevete a salir del Armero