F-Class R Rimfire: Disparando a larga distancia con carabinas de fuego anular

F-Class R Rimfire: Disparando a larga distancia con carabinas de fuego anular

Arma larga
2.5 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 (1 Voto)
f_class_r_hoEn los últimos años hemos asistido al nacimiento de una nueva disciplina de tiro deportivo directamente vinculada a la F-Class. Se trata de la F-Class R, en un principio conocida como Mini F-Class, y que se practica con carabinas de fuego anular.
fclass_r_carabinas
Dos modelos de carabinas adecuados para la práctica de la F-Class R: una Sako Quad heavy barrel y una Kelbly del calibre .22lr
Hace aproximadamente cuatro años, concretamente en junio de 2008, asistimos al nacimiento en España de lo que hoy en día se ha convertido en una de las disciplinas de tiro deportivo con más seguidores y crecimiento. Aquella primera tirada de “Fusil Táctico” (denominación que recibió en aquel momento) tuvo lugar en el campo de tiro militar de 300 metros que la BRIPAC (Brigada Paracaidista) posee en el término municipal de Casa de Uceda, en la provincia de Guadalajara. Más de cincuenta tiradores, procedentes de diversos puntos de España, acudieron a esta cita cargados con sus rifles de cerrojo, sus miras telescópicas, y sus bípodes y saquetes traseros como únicos medios de apoyo para disparar desde la posición de tendido. Con el paso del tiempo, este tipo de competición se fue regularizando y casi podría decirse que “profesionalizando”, hasta el punto de que actualmente está regulada y aceptada por la Real Federación Española de Tiro Olímpico (RFEDETO), quien desde el pasado año también gestiona y organiza el Campeonato de España de F-Class.

Hoy en día, competir con ciertas garantías de victoria en la actual F-Class exige por parte del tirador un triple esfuerzo. En primer lugar, debe hacerse con un equipo que le asegure estar, como mínimo, al nivel de los mejores. Y esto, en términos económicos, supone un importante desembolso. La mayoría de rifles con los que se compite en F-Class no son precisamente económicos, máxime si como decimos el tirador pretende alcanzar las primeras posiciones. Lo mismo ocurre con el tema de las ópticas. Y es que hacerte con un visor de garantías que te permita ver con nitidez los impactos colocados en blancos ubicados a distancias de 300 metros o superiores, también supone un coste elevado.

fclass_r_sako_02
Carabina Sako Quad heavy barrel
En segundo lugar, para sacar el mejor rendimiento a su rifle y disparar con la máxima precisión posible a estas largas distancias, la mayoría de tiradores se ven obligados a recurrir a la recarga de su propia munición, lo que de nuevo conlleva realizar una inversión económica en la adquisición de todo el material de recarga imprescindible (prensa, dies, pólvora, puntas…), y por otro lado, disponer del tiempo libre necesario para poder recargar toda la munición necesaria para los entrenamientos y la competición. Por último, y en tercer término, el hecho de que en España no existan por desgracia demasiados clubes y campos de tiro con las instalaciones necesarias para disparar a estas largas distancias, obliga a muchos tiradores a tener que desplazarse cientos de kilómetros de su lugar de residencia para competir o simplemente entrenar, con todo lo que ello conlleva.

Al amparo de estos pequeños inconvenientes, todos ellos superables por el mero afán competidor de los deportistas españoles (no hay más que ver cómo sigue creciendo el número de tiradores que participan en las pruebas de F-Class que se disputan cada año a lo largo y ancho del país, e incluso allende nuestras fronteras), en los últimos años hemos asistido al nacimiento de una nueva disciplina de tiro deportivo directamente vinculada a la F-Class. Se trata de la F-Class R, en un principio conocida como Mini F-Class, y que se presenta como una nueva modalidad de tiro deportivo a larga distancia que se practica con carabinas de fuego anular equipadas con visor y soporte delantero, y cuyos participantes disparan en posición de tendido. Es decir, básicamente, las mismas condiciones y premisas establecidas en la F-Class original.

Orígenes de la F-Class R
fclass_r_kelbly_03
Carabina Kelbly .22lr apoyada sobre una torreta de tiro
La idea de organizar este tipo de pruebas de alta precisión con carabinas de fuego anular o rimfire está íntimamente ligada a la región de Cataluña. Allí, en los clubes de tiro de Osona y Torres de Segre se dieron los primeros pasos y se realizaron las primeras pruebas para tratar de regular esta disciplina a nivel nacional. Corría por aquel entonces el año 2009 y desde entonces, estos y otros clubes de tiro catalanes, así como algunas armerías especializadas, han contribuido enormemente a expandir y consolidar esta nueva modalidad de tiro deportivo. Hasta el punto de que este año la RFEDETO ha reconocido a la F-Class R como disciplina propia, introduciéndola en su calendario oficial de tiradas e incluso organizando la disputa del primer Campeonato de España de F-Class R, que tuvo lugar el pasado fin de semana del 15 al 17 de junio de 2012 en el campo de tiro de 100 metros del C.E.A.R. Las Gabias de Granada.

El auge de esta modalidad de tiro deportivo estriba principalmente en el fácil acceso que tienen los tiradores que desean practicarla, sobre todo si lo que se pretende es competir en la División más económica. En este sentido, conviene aclarar que la F-Class R también se organiza en dos Divisiones: Open y Restricted, siendo esta última la de más fácil acceso. Por poner un ejemplo, para participar en F-Class R Restricted, también conocida como F-Class R Ligera, basta con realizar una pequeña inversión en la adquisición de la carabina (en general, mucho más económicas que los rifles de F-Class), otra inversión para comprar el visor y su montura correspondiente, y un tercer desembolso en la adquisición del bípode y el saquete de apoyo trasero. Con este equipo y con un lote de munición comercial del calibre .22lr (el abanico de opciones y marcas a elegir es casi abrumador) se puede competir con ciertas garantías de éxito.

fclass_r_sako_03
Posición de tendido típica de F-Class
Para poder participar en la División de F-Class R Restricted es necesario que todos los tiradores cumplan a rajatabla unas estrictas normas reflejadas en los estatutos de la propia REFEDTO. Según esta normativa, sólo se podrá disparar en la categoría Restricted con una carabina de cerrojo o semiautomática del calibre .22lr, sin modificaciones importantes, equipada con un visor telescópico sin límite de aumentos, y con un bípode como único apoyo delantero. Y lo más importante, el peso del conjunto formado por la carabina y los accesorios unidos a ella no podrá superar los 4,8 kg. Del mismo modo, tampoco se podrá competir en esta categoría con carabinas Match o cualquier modelo que presente un cañón de más de 24” (61cm). Esta modalidad de “carabina ligera” admite por tanto la entrada en juego de numerosos modelos disponibles en el mercado español, como por ejemplo la amplia gama de carabinas de cerrojo CZ (CZ 452 Varmint, CZ 453 Varmint, CZ 452 American), las siempre fiables Anschutz (con el espectacular modelo 1710 a la cabeza), la económica rusa TOZ 78-05, de la que publicamos un completísimo artículo hace un par de años (www.armas.es/articulos/carabinas/30973-carabina-toz-78-05-nacida-para-competir-en-mini-f-class-y-en-br-50.html), o la muy extendida Sako Quad Heavy Barrel, todas ellas equipadas con un mecanismo de cerrojo manual. Y para aquellos que prefieran una carabina semiautomática, la oferta de modelos disponibles es igualmente amplia, con por ejemplo las llamativas culatas de las Remington 597 o las populares Ruger 10/22 en sus diferentes configuraciones.

F-Class R Open
fclass_r_kelbly_02
Con estas carabinas se puede disparar a distancias de 50, 100 y 200 metros
Aunque a priori la División Restricted pueda parecer la más atractiva por su demostrada accesibilidad, en la F-Class R también se ofrece la posibilidad de competir con armas teóricamente mejor preparadas a todos aquellos que prefieran ir un poco más allá. Todos estos tiradores, amantes de otros calibres de percusión anular, aficionados a la customización de sus carabinas, o sencillamente ávidos de nuevas experiencias, se engloban dentro de la División Open, la Fórmula 1 de la F-Class Rimfire. Según la normativa vigente, para competir en esta categoría se puede emplear cualquier carabina de percusión anular de diferentes calibres (.22 lr, .22 Magnum, .17 Mach 2, .17 HMR y todos los de este tipo disponibles en el mercado actual), ya sea del tipo Match o Standard, y que vaya equipada con un visor telescópico sin límite de aumentos. A diferencia de la clase Restricted, en Open se puede utilizar una torreta como elemento de apoyo delantero, y además, el peso del arma con visor y monturas incluidas no puede superar los 9 kg (casi el doble de lo permitido en Restricted).

La oferta de carabinas para competir en F-Class R Open no es tan amplia, ni mucho menos tan económica, como en la División Restricted o de carabina ligera. Aunque sí existen determinados modelos de grandes prestaciones que en las primeras tiradas de Rimfire celebradas en nuestro país ya han demostrado su notable valía. Nos referimos por ejemplo a auténticas carabinas de alta competición, como la anatómica Walther KK300, o las Anschutz Match 54 y Anschutz 1907, ambas con una larga y exitosa trayectoria en el mundo del tiro deportivo. Por lo demás, cualquier carabina ligeramente customizada, por ejemplo con la incorporación de un cañón Match, o cuyo peso debido a estas modificaciones supere el mínimo permitido para participar en la categoría de Restricted, automáticamente se computa como carabina Open.

carabina_toz
La carabina Toz es otra buena opción para F-Class R
Por lo que respecta a los visores, bípodes y demás accesorios, la elección depende básicamente del presupuesto y los gustos personales de cada tirador. A la hora de decantarse por una mira telescópica, la mayoría de tiradores que ya practican esta disciplina han optado por visores de grandes aumentos, dado que se necesita una gran ampliación y una óptima calidad de las lentes para visualizar con nitidez los impactos de un calibre de fuego anular a distancias de 100 metros o más. Dentro de la gama de miras telescópicas disponibles en el mercado actual encontramos una amplísima oferta que va desde los visores más económicos de 40 aumentos, aunque con unas más que aceptables prestaciones (con el Tasco Target 10-40x50 a la cabeza), hasta otros modelos de reconocido prestigio, como los visores de 30 o 32 aumentos de la serie Elite de Bushnell, o el siempre efectivo Weaver T36, un visor de 36 aumentos fijos y campana de 40mm tradicionalmente muy extendido entre tiradores de Bench-Rest y que ahora vuelve a ocupar una posición de privilegio entre los tiradores de F-Class R. En cuanto a los bípodes, la mayoría de modelos que se utilizan en la categoría Restricted son los bípodes Harris y sus derivados, como el bípode NcStar, así como los bípodes artesanos de aluminio, como el bípode MCA de Armería Calvete o el modelo Light Foot de Fito Force.

50m, 100m o 200m
fclass_r50
Blanco de F-Class R para 50m
Uno de los principales motivos que en su día empujaron al nacimiento de esta nueva disciplina de tiro deportivo es, como hemos visto anteriormente, la escasez en España de campos de tiro de 300 o más metros para poder practicar la F-Class original. Por el contrario, nuestro país sí que cuenta con una importante red de campos de tiro de 100 metros, repartidos por todo el territorio nacional, que facilitan la celebración de este tipo de competiciones. Instalaciones de 200 metros también hay alguna, aunque lamentablemente vuelven a ser las menos. Por este motivo, los “padres” de esta nueva F-Class Rimfire se han visto obligados a adaptar las normas de esta competición a las características de la galería de tiro donde en cada ocasión se dispute. De esta forma, existe una normativa y unos blancos diferentes para unas instalaciones de 50 metros, otra normativa y otros blancos para campos de tiro de 100 metros, y por último, una reglamentación especial para galerías de tiro de 200 metros.

Según lo dispuesto en la actual normativa de F-Class R, para todas aquellas pruebas que se disputen sobre una distancia de 50 metros existe un blanco específico denominado “F-Class 50” en el que figuran un total de 30 mini-dianas en las que hay que realizar un disparo en cada una de ellas, con un tiempo máximo de 35 minutos. En este mismo blanco hay 5 dianas de prueba que sólo sirven para ajustar el arma y corregir los disparos, ajustes que se realizará dentro de ese mismo periodo de tiempo de 35 minutos.

f_class_r_100
Blanco para pruebas a 100m
Para las pruebas que se disputen en galerías de 100 metros también se ha diseñado un blanco específico “F-Class 100”, que incluye en el mismo blanco una cruz para realizar tests, una diana de pruebas y 6 dianas de competición en las que se tendrá que realizar 5  disparos en cada una de ellas (30 disparos en total), en un tiempo máximo de 35 minutos con la prueba incluida. Por último, en las competiciones de Rimfire que se disputen en campos de tiro de 200 metros se utilizará el blanco “F-Class 200”, en el cual hay únicamente 2 dianas. Una de ellas será marcada como diana de prueba de forma muy visible, y la otra será usada para la competición. La competición constará de 30 disparos, que se ejecutarán en dos entradas distintas. Se dispondrá de 20 minutos para completar cada entrada, donde se tendrán que realizar 15 disparos sobre la diana de competición, pudiendo realizar disparos ilimitados en la diana de pruebas.

Al igual que en la F-Class original, el “V-Bull”, o centro de la diana, representa la máxima puntuación posible que se puede obtener en cada disparo. Un impacto en el V-Bull puntúa como 5.01 puntos (los decimales también se conocen como “moscas”), y para que sea considerado tal, el impacto deberá tocar el punto central de la diana. En caso contrario, se considerará como un 5.

Súper Copa Lapua
f_class_r_200
Blanco para pruebas a 200m
Tal y como comentábamos al principio de este reportaje, Cataluña debería considerarse como la cuna de lo que hoy conocemos como F-Class R. Al menos, sí es la región desde donde más se ha empujado a su regularización. Buena parte de culpa de ello la tiene la firma de munición Lapua, quien a través de su distribuidor en España armería Bori, lleva ya algunos años patrocinando la Súper Copa Lapua de F-Class Rimfire. Este año 2012 este torneo, que se disputa íntegramente en campos de tiro de Cataluña, cuenta con un total de 10 pruebas, lo que denota el creciente interés que esta modalidad está despertando entre sus cada día más nutridos seguidores. De todas ellas, la única prueba que se celebrará a 200 metros será la que tendrá lugar en el campo de tiro de Torres de Segre el próximo 22 de septiembre.

Visto el crecimiento experimentado en número de tiradores y en número de competiciones, y sobre todo, vista su fácil accesibilidad prácticamente para todos los públicos, parece que la F-Class R se perfila como una de las disciplinas con más futuro dentro del tiro deportivo de nuestro país. El hecho de poder utilizar carabinas de un coste moderado, que disparan cartuchos de los calibres más comunes y económicos que existen en el mercado, unido a que se pueda practicar sin demasiados problemas en prácticamente la mayoría de clubes y campos de tiro de España, convierten a esta modalidad en un valor al alza, idónea para iniciarse en el tiro a larga distancia y aprender lo más básico de esta complicada disciplina, como puede ser regular y ajustar un visor, o aprender a leer correctamente el viento. En definitiva, una excelente cantera y una puerta de entrada para que más adelante, a quien el entre el gusanillo de la alta precisión, se atreva a dar el salto sin demasiadas complicaciones a la F-Class, auténtica reina del tiro a larga distancia.




Publicidad
Publicidad

Facebook Armas.es

Encuesta

¿Quién monta los accesorios de tu arma?

Suscríbete a armas.es

periodico armas suscripcion

Último Periódico Armas.es

armas periodico 69 dragunov minuatura

SALIR DEL ARMERO

Atrevete a salir del Armero