Museo de la Guerra de Vietnam: Recuerdos del conflicto bélico más impopular de la historia

Museo de la Guerra de Vietnam: Recuerdos del conflicto bélico más impopular de la historia

Accesorios
1 1 1 1 1 1 1 1 1 1
museo_guerra_vietnam_hoPara mantener intacto el recuerdo de una etapa gris, el gobierno vietnamita abrió en septiembre de 1975 su Museo de la Guerra (War Remnants Museum), el cual hemos podido visitar durante una estancia en este belicoso país del sudeste asiático.
museo_guerra_vietnam_06
Una de las imágenes más populares de la crudísima guerra de Vietnam
Maquiavelo decía que la guerra es un arte y que debe ser el objetivo principal de todo Jefe de Estado. Sin embargo, la guerra tiene también un importante trasfondo de miseria y destrucción, sobre todo en lo que afecta a la siempre indefensa población civil. Más cercana a esta última vertiente se encuentra la definición del filósofo Diderot, para quien la guerra es una enfermedad convulsiva y violenta del cuerpo político. En cualquier caso, lo que parece evidente es que la guerra o los conflictos bélicos, por utilizar el eufemismo más de moda en estos tiempos, siempre dejan numerosos recuerdos tristes y duros, imposibles de olvidar. Para mantener intacto el recuerdo de una etapa gris, el gobierno vietnamita abrió en septiembre de 1975 su Museo de la Guerra (War Remnants Museum), el cual hemos podido visitar durante una estancia en este belicoso país del sudeste asiático.

El Museo de la Guerra de Vietnam está ubicado en la ciudad de Ho Chi Minh City, antigua Saigón y antigua capital de Vietnam del Sur. La exposición se inauguró en 1975, nada más darse por concluida la guerra contra las tropas estadounidenses. En la actualidad, esta exposición permanente dedicada a recordar una de las guerras más sangrientas e impopulares de la historia, forma parte del conglomerado de Museos para la Paz Mundial y del Consejo Internacional de Museos. La exposición está especializada en la búsqueda, recolección, protección y exhibición de todas aquellas pruebas evidentes de los crímenes de guerra acaecidos durante la contienda bélica, así como sus terribles posteriores consecuencias. Todo con el objetivo de incitar al público visitante a decir no a la guerra y sí a la paz para disfrutar de un mundo mejor.

museo_guerra_vietnam_07
Simulación de una de las celdas de aislamiento para presos
Actualmente, el Museo está dividido en 7 salas o zonas en las que, de forma temática, se muestran los acontecimientos más importantes vinculados a la guerra entre Vietnam y Estados Unidos. Desde su apertura, hace ya casi 37 años, el Museo ha recibido innumerables visitas de jefes de Estado y delegaciones de paz internacionales, así como numerosos turistas y ciudadanos del propio país vietnamita que encuentran en este Museo un recuerdo imborrable de una época muy dolorosa para todos. A día de hoy, esta exposición recibe más de 500.000 visitantes cada año, lo que le convierte en uno de los principales atractivos de la zona sur de Vietnam.

Aunque el Museo muestra de forma completamente subjetiva la versión de la guerra desde el bando vietnamita, merece la pena visitarlo aunque sólo sea por conocer los devastadores efectos del temido agente Naranja y demás armas biológicas que los estadounidense lanzaron sobre el país asiático, así como el poderoso armamento que las tropas norteamericanas utilizaron durante su estancia en tierras vietnamitas. Como decíamos, el recorrido por la exposición se divide en las siguientes salas:

1. Verdades históricas: sin duda, la parte más subjetiva e imparcial de todo el Museo.
2. Réquiem: una colección de fotografías documentales de la guerra tomadas por 134 reporteros gráficos de 11 nacionalidades distintas. Periodistas que perdieron su vida durante la guerra de Indochina.
3. Otra colección de fotografías documentales realizados por los fotógrafos japoneses Bunyo Ishikawa y Nakamura Goro.
4. Condiciones de encarcelamiento para los prisioneros durante la guerra.
5. Crímenes de guerra agresivos: matanzas y asesinatos indiscriminados del Ejército estadounidense.
6. DOVE: una sala educativa para niños.
7. Una muestra histórica de cómo gran parte de la población mundial mostró su apoyo a la resistencia vietnamita frente a la invasión estadounidense.
museo_guerra_vietnam_03
Helicóptero de la 101st Airborne

Sala exterior de armamento
Nuestro recorrido por este Museo de la Guerra comenzó por su amplio patio exterior, en el que se pueden contemplar diversos vehículos y armamento pesado del Ejército norteamericano. Entre los objetos expuestos en este espacio exterior destacan los botes con los que los soldados estadounidenses recorrieron las turbias aguas del río Mekong en busca de los guerrilleros del Vietcong; espectaculares cañones anticarro como el M40 de 106mm; los siempre impresionantes carros de combate, con el M48 A3 a la cabeza (más conocido popularmente como M48 Patton); o algunos ejemplares menos famosos pero de gran utilidad en las frondosas junglas vietnamitas, como el mortero vehiculado Howitzer de 105mm. Junto a este completo elenco de armamento pesado se hallaban otras máquinas aerotransportadas, entre las que sobresalían un imponente Boeing CH-47 Chinook, ampliamente utilizado para transportes de cargas pesadas, así como diversos cazas y helicópteros de combate.

Antes de acceder al interior del Museo realizamos un pequeño recorrido por una zona en la que estaba representado un antiguo campo de internamiento para prisioneros vietnamitas. Aparte de las reducidas dimensiones de las celdas en las que durante varios años mantenían a los prisioneros, lo más impactante de este espacio eran las conocidas como “tiger jails” (celdas para tigres). Hechas con alambre de espino, presentaban unas dimensiones mínimas y se levantaban directamente sobre el suelo. Sin duda, una tortura durísima para quienes pasaran en su interior aunque fuera un solo minuto.

museo_guerra_vietnam_02
Carro de combate M48 A3 expuesto junto a un Boeing CH-47 Chinook
Una vez dentro del Museo, visitamos las diferentes salas, deteniéndonos durante más tiempo en la que está dedicada al armamento ligero. Una lástima que sólo se exhiban las armas usadas por el Ejército estadounidense, y que no se pueda ver ninguno de los fusiles ni ametralladoras usadas por las tropas del Vietcong (en su mayoría, procedentes de sus aliados comunistas, China y la extinta URSS). Aún así, merece la pena echarle un vistazo a los excelentemente bien conservados fusiles de asalto Colt M16 en sus múltiples configuraciones (espectacular el Colt Commando con cañón corto), o al surtido de carabinas semiautomáticas M1 y M2, ampliamente utilizadas por las tropas estadounidenses sobre todo durante los primeros años de la guerra. En el Museo también vimos un extraño ejemplar bautizado como “Carbine rifle” que suponía una especie de híbrido entre un fusil de cerrojo y la carabina M1, y que con una mira óptica se utilizaba como rifle de precisión para tiradores selectos.

En esta exposición armamentística también se exhiben algunas armas cortas de la época en bastante buen estado de conservación. Como es lógico, dentro de este apartado no faltan las pistolas Colt M1911 del calibre .45 ACP, de dotación entre los oficiales del US Army; así como algunos revólveres con cañones de diferentes tamaños, ampliamente utilizados por los miembros del antiguo Ejército de Saigón (una especie de policía pro estadunidense).

museo_guerra_vietnam_05
Expositor con fusiles Colt M16
En las vitrinas de este Museo también podemos encontrar varias unidades del subfusil Thompson, del clásico rifle semiautomático M1 Garand, así como de diversos modelos de escopetas de trombón, con un diseño tan espartano como efectivo. Relacionado con estas últimas armas, en el Museo también se recoge uno de los episodios más populares de la guerra de Vietnam, como es el uso de los cartuchos flechette, o como se recoge en esta exposición, las “nail bombs” (bombas o cartuchos con clavos en su interior).

El largo tiempo que se prolongó el conflicto (prácticamente dos décadas) se tradujo también en el uso de un material armamentístico cada vez más moderno y sofisticado, algo que se aprecia perfectamente recorriendo este Museo de la Guerra. Fruto de esta citada modernización armera es el empleo de subfusiles como el UZI, el Madsen rifle, o la M3 “Grease Gun” (la engrasadora), todas ellas caracterizadas por su enorme cadencia de fuego. Otra de estas notables evoluciones queda representada en el M14 Garand, una versión moderna del M1 Garand, capaz de disparar en modo automático o semiautomático. Los lanzagranadas M79, en sus distintas configuraciones, también forman parte de este Museo, puesto que desempeñaron un papel muy importante durante la guerra, al utilizarse en varias ocasiones para lanzar granadas químicas. Otras armas que también estuvieron presentes en el bando estadounidense durante la guerra de Vietnam, como los rifles automáticos BAR, o las ametralladoras ligeras M60 y las ametralladoras pesadas M73 y BESA, también tienen su propio espacio en esta exposición.

El resto de la muestra recoge numerosas e increíbles fotografías de algunos de los reporteros de guerra desplazados a Vietnam, como los japoneses Bunyo Ishikawa y Nakamura Goro, o el británico Larry Burrows, entre muchos otros. Imágenes que expresan sin palabras el horror de una guerra marcada por el uso de bombas químicas como el agente Naranja que asoló grandes extensiones de terreno y causó terribles malformaciones entre la población expuesta a estas armas químicas.
museo_guerra_vietnam_04
Armas cortas y carabinas M1

Por último, a la salida del Museo, una placa nos recuerda que casi 60.000 estadounidenses perdieron la vida en Vietnam, mientras que fueron más de 3 millones los vietnamitas que murieron durante la guerra (2 millones de ellos pertenecientes a la población civil). Cifras que nunca se deben olvidar.
















Publicidad
Publicidad

Facebook Armas.es

Encuesta

¿Quién monta los accesorios de tu arma?

Suscríbete a armas.es

periodico armas suscripcion

Último Periódico Armas.es

armas periodico 69 dragunov minuatura

SALIR DEL ARMERO

Atrevete a salir del Armero