Defensa Personal: Cómo actuar ante una agresión con arma blanca

Defensa Personal: Cómo actuar ante una agresión con arma blanca

Accesorios
1 1 1 1 1 1 1 1 1 1
Defensa Personal: Cómo actuar ante una agresión con arma blanca
Las posibilidades de salir ileso de un ataque con arma blanca son inferiores al 30%, sobre todo considerando que el agresor no esté entrenado y nosotros sí. Por eso conviene aprender a defenderse de un arma tan peligrosa como el cuchillo.
Defensa Personal: Cómo actuar ante una agresión con arma blanca
Gebek (27/04/2009)
Las posibilidades de salir ileso de un ataque con arma blanca son inferiores al 30%, sobre todo considerando que el agresor no esté entrenado y nosotros sí... El cuchillo es una de las armas más peligrosas y terriblemente letales. Enfrentarse a él es asumir la certeza de que voy a ser cortado en alguna parte de mi cuerpo, así que trataremos de minimizar la exposición de las partes vitales, y “ofreceremos" al cuchillo zonas no venosas como el dorso del antebrazo para desviarlo y controlarlo.

Foto 1 (izqda.) y Foto 2 (dcha.) simulando un ataque con arma blanca

Nunca jamás, independientemente del nivel de entrenamiento y formación que creamos tener, nos enfrentaremos a un cuchillo. Siempre hay que huir, si es que la huida es posible; y si no lo es, hay que usar un “igualador", es decir, un palo, un paraguas, un taburete… en fin, el objeto que sea. Si no disponemos de nada con que “igualarnos" al cuchillo, rezaremos para haber entrenado correctamente este tipo de técnica de defensa personal.

Foto 3, en la que el agredido bloquea el brazo del agresor
A continuación vamos a analizar con detenimiento los pasos de una serie técnica para saber cómo actuar ante una agresión con un arma blanca.

En la Foto 1 vemos cómo un agresor nos amenaza con un cuchillo, totalmente dispuesto a asestarnos un golpe. En la siguiente imagen (Foto 2), detenemos el pinchazo bloqueando con nuestro antebrazo (dorso) la mano con el arma, a la vez que golpeamos la cara del agresor. En esta foto vemos cómo se usan los dedos a los ojos, pero un golpe de puño o con la palma en el rostro serían también muy válidos. Podemos repetir el golpe para asegurar su efecto mientras cambiamos el agarre de la mano que estaba bloqueando el arma. Es importante tratar de llevar nuestro cuerpo hacia atrás, alejando nuestra zona abdominal, que es donde el agresor quería herirnos.

En la Foto 3 pasamos la mano que bloqueaba el arma por debajo del brazo armado, ejerciendo presión sobre el hombro del agresor para controlar su brazo. Aquí podemos simultanear esta acción con un golpe de rodilla o codo en función de cómo se va moviendo el agresor con los golpes. En las dos siguientes imágenes (Foto 4 y 5) vemos cómo serían los golpes de rodilla y de codo.

Foto 4 (izqda.) y Foto 5 (dcha.) golpeando al agresor

Sin soltar el agarre del brazo armado, el brazo contrario pasa por encima del agresor agarrando su muñeca (ver Foto 6). Ahora, tenemos una buena palanca que podemos usar para girar la mano con el cuchillo hacia el oponente De tal forma que pasamos el cuchillo por encima de la espalda del agresor (Foto 7). Por último, desde esta posición si el agresor aún conserva su arma, podríamos proceder al desarme o bien a controlarle mediante una torsión en el cuello, como vemos en la Foto 8.

Foto 6 (izqda.) y Foto 7 (dcha.) bloqueando el brazo del agresor

Observaciones

Foto 8, con el agresor completamente controlado
Conviene aclarar que, a partir de la Foto 5, hemos recreado una situación “técnica" que escapa a las necesidades de la defensa personal. Desde el punto de vista de la defensa personal, deberíamos escapar rápidamente después de los golpes que habrián dejado maltrecho al agresor, posibilitando nuestra huida. Incluimos aquí este control articular por ser de interés para algunos profesionales, y como aporte al conocimiento de nuestro sistema, el TaeKwon-Do ITF. Si no tenemos motivos para quedarnos en el lugar controlando al agresor, lo más sensato es huir. Así como jamás coger el arma. Si cogemos el arma, nuestras huellas estarán en un arma que no sabemos para qué ha sido utilizada. Además de poder caer en la tentación de usarla contra alguien que ahora está desarmado, convirtiéndonos de este modo nosotros en los agresores.
Publicidad
Publicidad

Facebook Armas.es

Encuesta

¿Quién monta los accesorios de tu arma?

Suscríbete a armas.es

periodico armas suscripcion

Último Periódico Armas.es

armas periodico 69 dragunov minuatura

SALIR DEL ARMERO

Atrevete a salir del Armero