Museo de armas de Argentina: Una visita obligada para los amantes de los fierros

Museo de armas de Argentina: Una visita obligada para los amantes de los fierros

Accesorios
1 1 1 1 1 1 1 1 1 1
Museo de armas de Argentina: Una visita obligada para los amantes de los fierros
En la ciudad de Buenos Aires, más concretamente en la avenida Santa Fe, nº 702, se encuentra el lugar que da lugar a este artículo: el Museo de Armas de la Nación, la exposición armamentística más grande de Sudamérica.
Museo de armas de Argentina: Una visita obligada para los amantes de los fierros
Raúl Alberto González (INSTRUCTORITB) (28/10/2008)
El autor en la entrada del Museo
En la ciudad de Buenos Aires, más concretamente en la avenida Santa Fe, nº 702, se encuentra el lugar que da lugar a este artículo: el Museo de Armas de la Nación, la exposición armamentística más grande de Sudamérica. En ella, el visitante podrá contemplar y asombrarse de ver una soberbia e imponente colección de piezas tan antiguas como modernas, ligadas a la historia de Argentina y su industria privada y estatal. Hay piezas que podrían considerarse parte del patrimonio nacional argentino. Así, podemos observar armas de otros países y de todas las épocas, siendo estos apartados una importante referencia a nivel técnico-histórico para profesionales del tema armas, peritos, mecánicos, etc.

Historia del Museo

Por decreto del 1 de octubre de 1904 del presidente D. Julio Argentino Roca y de su Ministro de Guerra el General D. Pablo Riccheri, es fundado el Museo Nacional de Armas. Su primer asentamiento fue en el cuartel de inválidos, en la zona de Palermo. El 16 de diciembre de 1911, el presidente Roque Sáenz Peña por el decreto nº 5022 modificó su nombre a Museo Militar, enriqueciéndolo con las colecciones que poseía el Arsenal de Guerra, disponiendo que se instale en los locales de le extinguida Exposición Ferroviaria del Centenario.

Posteriormente, por la ley 20.390 del 27 de agosto de 1938 se establece con el nombre de Museo de Armas de la Nación como le conocemos ahora. En las 18 salas del museo se exhiben 2.000 armas y objetos que reflejan la historia argentina y la evolución de las armas de fuego desde el siglo XII hasta nuestros días.

Recorriendo el Museo
La entrada al Museo es sorprendente. De pronto, nos invade la sensación de estar trasladándonos en el tiempo: un cañón de avancarga en la primera sala nos da la bienvenida, luego pasamos a la sala Juan de Garay, donde se observan armas medievales con unas interesantes piezas de los siglos XII al XVII. Armaduras, espadas, trajes de malla, hachas, azotes, ballestas y escudos. Una cota de malla de hierro anillada del siglo XVII procedente de Gran Bretaña da el toque de distinción.

Seguimos avanzando por la sala Almirante D. Guillermo Brown, donde se exhiben armaduras de origen español, alemán y veneciano del siglo XVII junto a sables y espadas parte de la historia argentina. Ya ubicados en la sala Fray Luis Beltrán, comenzamos a ver armas de fuego y su evolución, observando arcabuces con llave de rueda, desde la mecha hasta los sistemas actuales de encendido, y armas de avancarga y de retrocarga. Ya adentrados en la sala Libertador General San Martín podemos contemplar claramente la historia argentina representada en armas usadas en los primeros asentamientos en Buenos Aires el 3 de Febrero de 1536 hasta la adopción del F.A.L belga en 1956.

La sala General D. Manuel Belgrano exhibe una gran cantidad de soldados en miniatura donde se representan los uniformes militares usados en Argentina desde el periodo hispánico hasta 1942. La Sala VI, o Vestíbulo de las artes, está compuesta por una colección de cuadros, esculturas y premios nacionales e internacionales del Gral. Div. D. Adolfo Arana. Mientras que en la Sala de la Constitución Argentina, así se denomina la sala VII, hay armas de fuego y armas blancas finamente grabadas pertenecientes a presidentes argentinos.



Pasamos a la sala Tte. Cnel. Doña Juana Azurduy de Padilla que luce picas, alabardas, lanzas, sables y bayonetas de diferentes épocas y países. En la Sala Islas Malvinas, con algunas armas y uniformes usados en el conflicto, también podemos ver algunas armas capturadas el 2 de abril en la casa del gobernador de las islas. En este sentido, destaca una ametralladora Bren. En la sala Julio Argentino Roca se exhiben prendas, armas y otros elementos pertenecientes a la campaña de Alsina 1876-1877 y la del Desierto 1879. Aquí, junto a una curiosa coraza de suela, están los Remington Rolling Block modelo argentino carabina y tercerola, armas cortas y armas blancas usadas en las campañas. La sala General D. Martín Miguel de Guemes marca la cronología de las armas cortas de varios países y épocas, desde las primitivas pistolas de chispa hasta los modelos semiautomáticos.

Las armas expuestas están muy bien conservadas
La sala Gral D. José María Paz es un deleite para los amantes de las ametralladoras automáticas medias y pesadas. Pegada a la anterior está la sala Domingo Faustino Sarmiento. En ella observamos joyas mecánicas como ametralladoras pesadas manuales Gatling 1865-1872 junto a sistemas tipo de órgano multicañón, entre otras primitivas ametralladoras. La sala dedicada a las Armas de Oriente muestra armaduras ceremoniales, armas blancas y de fuego y otros ornamentos de Japón (1603-1868). Este espacio se completa con armas blancas de China, Indonesia, Persia, India, Turquía e Indochina.

La sala Jorge Newbery muestra una serie de ametralladoras extranjeras usadas en Argentina y un prototipo de cañón antiaéreo modelo 1927 fabricado en Argentina. Continuamos nuestra visita en la sala Paseo de la Libertad, donde nos encontramos con armas semiautomáticas y automáticas usadas en diferentes países y conflictos, como por ejemplo la guerra del Chaco entre Paraguay y Bolivia (1933-1935). También observamos subfusiles, fusiles, ametralladoras, fumígenos, granadas y cañones usados en Argentina, junto a prototipos de la industria nacional con apartados muy interesantes dedicados a H.A.F.D.A.S.A (Ballester Molina), Metalúrgica Centro (industrias Halcón) y Fabricaciones Militares de Argentina, donde destaca un prototipo del F.A.A 81 (Fusil de Asalto Argentino) con bípode y bayoneta incluidos.

Para ir terminando el recorrido, lo grande se aprecia en la sala Brigadier Gral. D. Tomas José de Iriarte, la cual resguarda cañones y proyectiles varios de distintas épocas, sacos demostrativos de cargas propulsoras de cañón y obús, cañones Krupp Modelos argentinos 1909, etc. Para finalizar el recorrido, podemos ir a la zona A o el Patio de Armas que muestra cañones de avancarga grabados y cañones y bombardas de la Gran Guerra (1914-1918). Por último, debo resaltar lo bien cuidado del museo y la calidez de quienes estaban a cargo del mismo en el momento de mi visita. Para los interesados que vivan en Buenos Aires, en el museo se imparte el Curso de Historia y Evolución de las Armas de fuego.
Publicidad
Publicidad

Facebook Armas.es

Encuesta

¿Quién monta los accesorios de tu arma?

Suscríbete a armas.es

periodico armas suscripcion

Último Periódico Armas.es

armas periodico 69 dragunov minuatura

SALIR DEL ARMERO

Atrevete a salir del Armero