Armas y bricolaje: ¿Cómo extraer los tornillos rotos de nuestras armas?

Armas y bricolaje: ¿Cómo extraer los tornillos rotos de nuestras armas?

Accesorios
1 1 1 1 1 1 1 1 1 1
Armas y bricolaje: ¿Cómo extraer los tornillos rotos de nuestras armas?
En ocasiones, en nuestras armas podemos encontrarnos con tornillos que se han roto imposibilitando su extracción. Esto puede ocurrir bien porque están demasiado apretados, o más raramente, por una oxidación extrema que provoca la rotura del tornillo cuando intentas aflojarlo.
Armas y bricolaje: ¿Cómo extraer los tornillos rotos de nuestras armas?
Jeronimo 21/05/2007
En ocasiones, en nuestras armas podemos encontrarnos con tornillos que se han roto imposibilitando su extracción. Esto puede ocurrir bien porque están demasiado apretados, o más raramente, por una oxidación extrema que provoca la rotura del tornillo cuando intentas aflojarlo.

Tornillo alojado en la cámara de potencia
Una tercera posibilidad es la de un tornillo de no excesiva calidad sometido a vibraciones y esfuerzos tangenciales. Este último caso es habitual en carabinas de aire comprimido de resorte, en especial en los tornillos que sujetan la culata a la cámara de potencia, sobre todo cuando esta sujeción se da por la parte inferior. La rotura producida al intentar aflojar el tornillo normalmente requerirá taladrar al diámetro del tornillo y hacer la rosca de nuevo.

Los otros dos casos citados anteriormente pueden resolverse con el sencillo método descrito a continuación. Esta composición fotográfica muestra la cámara de potencia de una carabina con las ampliaciones del orificio con el trozo de tornillo alojado en él.

El procedimiento es el siguiente:

Hay que taladrar en posición vertical
Primero se sujeta la pieza de forma que no se dañe ni se mueva. A continuación se taladra, en el trozo de tornillo, un orificio inferior al diámetro real del tornillo. En este caso concreto, el tornillo tenía un diámetro de 4mm y utilicé una broca de 2mm. Taladramos, sin prisas, un agujero con una profundidad de entre 4 y 6mm, incluso menos si el margen de que disponemos es menor.

Hay que procurar lubricar bien la broca y taladrar de la forma más vertical posible, con el objetivo de no dañar la rosca.

Una vez terminado el taladro, se limpian bien todas las virutas y se lubrica con un aceite tipo “afloja todo", mientras esperamos un tiempo prudencial para que haga efecto el aceite. A continuación, se coge una punta de atornillador como la de la imagen siguiente, o similar, y se incrusta en el orificio que hemos taladrado.


Para incrustar la punta de atornillador nos ayudaremos de un martillo pequeño, dándole varios golpes, no muy fuertes para no dañar la rosca, hasta que quede firme e introducida lo máximo posible en el orificio que hemos taladrado. Debe quedar como en la fotografía siguiente.

A continuación, procedemos con cuidado a destornillar como un tornillo normal. Tal como se muestra en la siguiente fotografía. El tornillo saldrá unido a la punta del atornillador, como se muestra en la siguiente imagen.


Una advertencia final. El tornillo debe salir sin excesivo esfuerzo. Si al comenzar a destornillar observamos que se resiste demasiado es posible que se haya utilizado pegamento o fija tornillos. En este caso, el tornillo se puede volver a romper, o incluso se puede romper la punta del atornillador, lo que seria aún peor. Recomiendo interrumpir el proceso y sumergir la pieza en agua hirviendo durante unos minutos, y sin esperar a que se enfríe proceder a destornillar.

Este procedimiento descrito también sirve para los tornillos cuya cabeza se ha desgastado haciendo imposible el uso de un destornillador normal.
Publicidad
Publicidad

Facebook Armas.es

Encuesta

¿Quién monta los accesorios de tu arma?

Suscríbete a armas.es

periodico armas suscripcion

Último Periódico Armas.es

armas periodico 69 dragunov minuatura

SALIR DEL ARMERO

Atrevete a salir del Armero