Armas camufladas: las favoritas de los servicios secretos y la delincuencia organizada

Armas camufladas: las favoritas de los servicios secretos y la delincuencia organizada

Accesorios
1 1 1 1 1 1 1 1 1 1
Armas camufladas: las favoritas de los servicios secretos y la delincuencia organizada
Las armas camufladas o disimuladas han despertado siempre un gran atractivo entre los aficionados a este apasionante mundo. Su facilidad de ocultación, su cómodo transporte y su rápido mecanismo de acción las convierten en herramientas tremendamente útiles.
Armas camufladas: las favoritas de los servicios secretos y la delincuencia organizada
F. A. (armas.es) 29/01/2007
Armas camufladas en bolígrafos
Las armas camufladas o disimuladas han despertado siempre un gran atractivo entre los aficionados a este apasionante mundo. Su facilidad de ocultación, su cómodo transporte y su rápido mecanismo de acción las convierten en herramientas tremendamente útiles. Pistolas con forma de bolígrafo, navajas ocultas en bastones, linternas que disparan… son algunos de los ejemplos clásicos de estas interesantes armas.

La necesidad agudiza el ingenio. Esta sentencia popular podría aplicarse con total normalidad a los diseñadores de las primeras armas camufladas de la historia. Porque, efectivamente, para convertir un utensilio cotidiano, como un paraguas o una estilográfica, en un arma letal es necesario recurrir al talento. En muchas ocasiones, hemos sido testigos directos de estas ingeniosas invenciones gracias a la industria hollywoodiense. El agente 007 James Bond nos ha enseñado más de una vez alguna de estas armas camufladas. De la misma forma, aunque con un tono mucho más cómico, el Superagente 86 también nos mostró las increíbles posibilidades que ofrecen artículos de uso tan cotidiano como los zapatos o un simple bolígrafo.

Estos ejemplos, que evidentemente forman parte de la ficción, en muchos casos reflejan fielmente la realidad. Y es que las armas disimuladas forman parte de nuestra sociedad y cotidianeidad. Bien sea en manos de agentes especiales, espías o detectives, bien sea en posesión de poderosos delincuentes, este tipo de armas circulan asiduamente a nuestro alrededor. Y muchas de ellas se escapan a nuestra capacidad de observación.

Arma camuflada en una escayola. "Goldeneye"
Básicamente, las armas camufladas pueden dividirse en dos categorías: las armas de fuego; y los cuchillos, navajas y otros objetos cortantes en segundo lugar. En el primer caso, las armas de fuego se caracterizan por contar con un alcance y una precisión limitada. Además, debido a su reducido tamaño, por lo general su capacidad de carga se encuentra limitada únicamente a uno o dos cartuchos. Los orígenes de estas armas de fuego ocultas se ubican generalmente en los países de Europa del Este, aunque en los últimos años han comenzado a fabricarse en todo el Viejo Continente. A diferencia de las armas de fuego tradicionales, que en muchos casos se utilizan únicamente con intención amenazante o disuasoria, las armas disimuladas suelen tener como objetivo principal provocar un daño grave en el agredido.

Un ejemplo conocido: la Llama Pressin
Dentro de la categoría de armas de fuego disimuladas, destaca una pistola que ejemplifica a la perfección las características que deben reunir este tipo de armas. Se trata de la Llama Pressin, una pequeña pistola con dos cañones del calibre .32 (7,65x15mm). Los honores de este original diseño se deben al General español Juan Uriarte del Río, quien en la década de los 70 ideó un arma corta que podía ocultarse fácilmente en el interior de una funda de gafas. Dentro de esta funda de aspecto normal, aparecía una pistola con forma de grapadora producida por la firma eibarresa Llama que era capaz de realizar dos disparos del calibre .32. Concretamente, esta pistola construida en aleación de aluminio tenía capacidad para dos cartuchos de 7,65x15mm, un calibre más corto y menos potente que el clásico 7,65x17mm Browning.

Llama Pressin de la Colección Jesús Madriñán
El funcionamiento de la Pressin es rápido y efectivo. Su disparador puede activarse fácilmente sin necesidad de extraer el arma de la funda. Además, si el usuario lo desea, sus dos cañones de acero entubados se pueden disparar de forma independiente. La española Santa Bárbara se encargó en exclusiva de su fabricación, aunque su limitado alcance y su escasa potencia provocaron que sus ventas fueran escasas desde el principio. Este hecho hizo que su producción se abandonara pocos años después de haber iniciado su comercialización. Distinguidas personalidades de todo el mundo recibieron una unidad de esta mítica pistola. Entre ellos, su Majestad el Rey Juan Carlos I de España y el ex presidente de Estados Unidos Ronald Reagan.

Su cómodo transporte, su sencilla ocultación y su rápido sistema de acción provocaron que diversos servicios de inteligencia se fijaran en la Llama Pressin para equipar a sus agentes especiales. Eso sí, estos servicios pretendían que el arma fuera recalibrada para disparar otros cartuchos más potentes. De todos modos, la Llama Pressin no es la única arma de fuego oculta bajo una falsa funda de gafas de la que se tiene constancia. De hecho, las fuerzas del orden de todo el planeta han constatado la existencia de armas disimuladas con un diseño similar al de la Pressin, aprovechando el interior de una funda de gafas para ocultarse y saltarse todos los controles legales.

Arma de fuego camuflada en un llavero
Junto a la Llama Pressin, la inventiva social ha propiciado la aparición de otras armas de fuego camufladas bajo una falsa apariencia. Es el caso, por ejemplo, de la popular pistola linterna. La mayoría de estas armas cuentan con un pequeño dispositivo (un gatillo, una cuerda, o una anilla) que emplean como mecanismo para disparar. Habitualmente, en lugar de la bombilla aparece la boca del cañón, algunas veces disimulado por una tapa tipo lente o cristal, como las que se emplean en una linterna normal.

Bolígrafos con pólvora
La pistola con forma de bolígrafo posiblemente sea el arma de fuego disimulada más común y extendida en todo el mundo. Existe una gran variedad de tipos y modelos que van desde el de fabricación casera, hasta el que se ha producido en talleres armeros y que incluso cuenta con detalles grabados de los fabricantes. Las autoridades calculan que este tipo de pistola bolígrafo se encuentra en circulación desde la década de los años 30. Su principal atractivo reside en que se pueden ocultar con facilidad para acercarse y atacar a la víctima potencial sin que ésta sepa a ciencia cierta qué ha pasado.

Arma camuflada bajo un falso teléfono móvil
Habitualmente, estas armas tienen un peso superior al de un bolígrafo normal, al margen de que por lo general no suelen funcionar como instrumentos de escritura. También es frecuente que se puedan desmontar en varias piezas para facilitar su ocultación, lo que dificulta todavía más su posible detección. Pese a todo, el alcance máximo efectivo de estas armas bolígrafo apenas alcanza los 4 metros.

Uno de los últimos modelos de armas de fuego camufladas descubiertos por las fuerzas del orden es la pistola con forma de teléfono móvil. Se trata de una de las armas disimuladas más letales de la actualidad. A primera vista parece un teléfono normal, sobre todo, gracias a que dispone del mismo tamaño y la misma forma. Uno de los modelos más característicos de este tipo de armas se descubrió en octubre del año 2000, cuando la policía holandesa halló un contingente de falsos teléfonos móviles que en realidad eran armas del calibre .22. Gracias a sus cuatro cañones alineados junto a la antena, estos falsos teléfonos podían disparar hasta cuatro disparos en una rápida sucesión.

A parte de las armas de fuego ya citadas, existen otras como por ejemplo las pistolas llavero (con un diseño similar al mando a distancia de un garaje) o las pistolas con forma de encendedor que también pueden ocultarse fácilmente y que han sido utilizadas frecuentemente por delincuentes vinculados a la Mafia rusa y otras organizaciones de países de Europa del Este.

Pistola camuflada en una radio
A pesar de que como hemos podido comprobar, están muy extendidas, las armas de fuego no son las únicas que se esconden bajo la apariencia de cualquier objeto “normal". En este sentido, existen otras muchas armas camufladas que aparecen en forma de cuchillo o navaja. Se trata de por ejemplo falsas barras de labios, llaves y monedas que se convierten en objetos cortantes, peines y cepillos en cuyo interior se aloja un punzón, etc. Un ejemplo característico de este tipo de armas blancas camufladas son los bastones y paraguas. Este tipo de armas están disponibles desde hace más de 100 años y en su interior pueden disimular hasta una espada. Como muestra, se dice que los antiguos Samurai japoneses, cuando les fue prohibido mostrar sus katanas en lugares públicos, las portaban escondidas dentro de bastones. Sin embargo, el ingenio de los diseñadores de estas armas ocultas no queda ahí, puesto que en los últimos años también se han detectado bolígrafos que esconden un spray con pimienta o gas lacrimógeno bajo sus tapas.

Por tanto, queda sobradamente demostrado que las armas camufladas conviven a diario inmersas en nuestra sociedad. En forma de bolígrafos, paraguas, llaveros, o dentro de una funda de gafas, las armas disimuladas constituyen una opción cómoda, rápida y efectiva de portar un arma. Así que cuando vaya a firmar un documento al banco, por la calle le ofrezcan una moneda, o alguien le ceda un bolígrafo para firmar un autógrafo (si es usted una persona popular), compruebe siempre el utensilio que tiene entre manos. Nunca se sabe donde puede ocultarse un arma…
Publicidad
Publicidad

Facebook Armas.es

Encuesta

¿Quién monta los accesorios de tu arma?

Suscríbete a armas.es

periodico armas suscripcion

Último Periódico Armas.es

armas periodico 69 dragunov minuatura

SALIR DEL ARMERO

Atrevete a salir del Armero