Museo Histórico-Militar de Valencia: desde el morterete hasta el CETME

Museo Histórico-Militar de Valencia: desde el morterete hasta el CETME

Accesorios
1 1 1 1 1 1 1 1 1 1
Museo Histórico-Militar de Valencia: desde el morterete hasta el CETME
Armas.es ha visitado la exposición permanente del Museo Histórico-Militar de Valencia. Acompañados por el director del Museo, el Coronel de Artillería José Luis Fuentes Vila, hemos asistido a un interesante recorrido por las 22 salas que componen la exposición.
Museo Histórico-Militar de Valencia: desde el morterete hasta el CETME
R. F. (armas.es) 26/01/2007
Armas.es ha visitado la exposición permanente del Museo Histórico-Militar de Valencia. Acompañados por el director del Museo, el Coronel de Artillería José Luis Fuentes Vila, hemos asistido a un interesante recorrido por las 22 salas que componen la exposición. Salas repletas de armas, banderas, municiones y un sinfín de recuerdos ligados a la historia del pueblo español.

Con puntualidad alemana, el Coronel de Artillería del Ejército de Tierra, Don José Luis Vila Fuentes, nos abre las puertas de su despacho en una fresca mañana de invierno. De primera mano, su perpetua sonrisa denota que estamos ante una persona honesta, de trato amable y con un gran corazón. Y esa primera impresión se ve reafirmada en cuanto comenzamos la visita guiada por el Museo Histórico-Militar de Valencia. En todo momento, el Coronel Fuentes nos ayuda a sentirnos cómodos y se desvive porque nuestra estancia en el Museo sea lo más agradable posible. Tal vez, sus años como combatiente en el Ejército español, y su trabajo como miembro de los Cascos Azules en escenarios tan conflictivos como Bosnia o Kosovo, han acabado de forjar su afable carácter. Ahora, toda su experiencia acumulada a lo largo de los años está puesta al servicio de su último reto para el Ejército español: la dirección del Museo militar de Valencia. Y mientras el Coronel asume esta nueva misión, nosotros nos enfrentamos a otro reto de gran envergadura: intentar resumir una visita de más de 2 horas a través de 3.000 m2 en tan poco espacio. Veremos qué tal sale.

Carro de combate soviético T26-B
Autobús Chevrolet utilizado en la Guerra Civil
“Siento que, en cierta medida, este Museo forma parte de mí. Tal vez se deba a que colaboré en su creación, allá por la década de los 90, pero es cierto que me siento muy partícipe de este proyecto", asegura el Coronel Fuentes, quien ejerce como director de la exposición desde diciembre del año 2005. Estos íntimos comentarios surgen mientras nos dirigimos hacia la sala de armamento pesado, donde se encuentran dos de las joyas del Museo valenciano. Una de ellas nos llama poderosamente la atención nada más verla. Se trata de un antiguo carro de combate soviético que participó en la Guerra Civil española. El modelo es un T26-B y su estado de conversación es prácticamente perfecto. “La buena conservación de la mayoría de nuestras piezas se la debemos a la UALOG XXXI de Paterna, donde han restaurado a conciencia y con excelentes resultados buena parte de nuestra muestra expositiva", comenta el Coronel mientras nos enseña varios impactos de bala que aparecen en la carrocería del T26-B. En la misma sala, y a escasos metros del imponente tanque soviético, se halla otra de las joyas del Museo. En esta ocasión se trata de una estufa de desinfección del año 1920. Como sucede con el T26-B, su estado de conversación es óptimo y Fuentes Vila se encarga de recordarnos que estamos ante un vehículo prácticamente único. “Si no me falla la memoria, creo que sólo quedan 4 de estos vehículos en toda Europa, y os aseguro que la estufa de este Museo es la que mejor conservada está".

Siguiendo el recorrido marcado por el director del Museo, llegamos a un patio exterior donde nos topamos con dos autobuses Chevrolet que fueron utilizados por el bando nacional en la Guerra Civil. Concretamente, en uno de ellos, se alojó Francisco Franco durante sus largas estancias por carretera. Para garantizar su comodidad, en el interior de este vehículo podemos apreciar una acogedora sala de estar, un dormitorio totalmente espartano y carente de lujos, así como un pequeño retrete ubicado en la parte trasera. Junto a estos dos vehículos, encontramos varios contracarros de diversa procedencia, destacando uno de origen alemán que fue empleado por las tropas del Africa Korps durante la Segunda Guerra Mundial.

Contracarro alemán del Africa Korps
Orígenes del Museo
Mientras nos trasladamos a otra de las salas de la planta baja, el coronel nos cuenta la historia del Museo. Según sus palabras, los orígenes de esta exposición se hallan en el antiguo Parque de Artillería de Valencia. En aquel edificio, ubicado en la calle San Vicente, existía una gran cantidad de armamento en desuso. “Había varias armas interesantes y, la verdad, era una lástima que todas esas piezas se convirtieran en chatarra. Así que al Teniente Coronel D. Ángel M. Adán García se le ocurrió la genial idea de crear un Museo, que por aquel entonces era más bien una Sala de Honor, para albergar todas esas armas. A todos nos entusiasmó la idea y nos pusimos manos a la obra". Finalmente, el 12 de Mayo de 1995, el entonces Capitán General de Región Militar de Levante, D. Agustín Quesada Gómez, inauguró oficialmente el Museo que hemos tenido el placer de visitar.

Imagen de la Sala de Munición
El morterete fue una de las primeras armas de fuego
Nuestra siguiente parada es la sala de munición, donde encontramos una completísima y variada colección de todo tipo de cartuchos debidamente ordenados y clasificados. Para llevar a cabo esta compleja tarea, los responsables del Museo cuentan con la inestimable colaboración de la Asociación Cultural “Amigos del Museo Histórico-Militar". Este colectivo se encarga de elaborar informes sobre las armas y municiones que van llegando al Museo, comprobando así su autenticidad, su procedencia, y su uso a lo largo de su historia. Tras deleitarnos en la sala de municiones, el Coronel Fuentes nos guía hacia una de las secciones más esperadas por los aficionados a las armas. Entramos en un amplio salón dedicado al armamento ligero donde nos faltan ojos para admirar todas las piezas que se agolpan ante nosotros. Espadas, sables, armas de avancarga, revólveres, pistolas, mosquetones, subfusiles, ametralladoras… y entre todas ellas, Fuentes nos obliga a detenernos ante lo que él considera la pieza estrella del Museo. Se trata de un morterete, “una pieza única en el mundo y de origen totalmente valenciano. Podríamos decir que el morterete es la primera arma de fuego individual". Esta pieza data del siglo XIII y según nos relata el propio Fuentes está compuesta por un tubo de hierro con una boca de salida y un orificio superior. Una pieza de madera unida al tubo permite al tirador manejar el arma y dirigir la trayectoria del proyectil. En definitiva, una pieza única de gran valor para coleccionistas y aficionados a la historia de las armas.

Pero el morterete no es la única arma de gran calado que podemos contemplar en esta sala. En este sentido, protegidos por vitrinas, encontramos los subfusiles “Naranjero" y “Labora", dos armas de origen republicano que intervinieron en la Guerra Civil española. Ambos subfusiles aparecen junto a otras armas significativas entre las que destacan los rifles tipo Mauser, los Remington Rolling-Block, y los Winchester de palanca, todos ellos con un notable protagonismo en la historia de España. Una Thompson M1928, varias pistolas eibarresas, diversas versiones del fusil de asalto CETME y una colección de ametralladoras ligeras completan esta cuidada muestra expositiva.

La visita por la planta baja del Museo culmina con un paseo por la sala dedicada a la Guerra del 98. Varios cañones empleados por las tropas españolas en aquel conflicto nos reciben nada más acceder a la sala. Uno de los más que más nos llama la atención es el cañón de caponera, aunque el Coronel Fuentes se apresura a intervenir para aclarar que “todos estos cañones son armas muy resistentes y de extrema dureza. Gracias a estas características han conseguido llegar hasta nuestros días en un perfecto estado de conservación".

Planta superior
Subfusiles de distinta procedencia
Finalizado el recorrido por la planta baja, el director del Museo nos invita a seguir con la visita, esta vez por la planta superior. Durante el trayecto de una planta a otra, Fuentes Vila nos habla sobre las fuentes del Museo Histórico-Militar. “Lamentablemente, apenas tenemos fondos propios. Por este motivo, la mayoría de piezas que estáis viendo expuestas provienen de la desaparición de las distintas unidades militares. En este sentido, destacan las aportaciones de las extintas unidades de la Región Militar “Levante" y la Región Militar “Centro". Adicionalmente, el Museo se nutre de multitud de donaciones, tanto de la población civil como del sector militar. Para conseguir estas donaciones, nuestro principal aval es el boca a boca. Además, gracias a estas donaciones, evitamos que muchas piezas de gran valor histórico y militar acaben en el rastro o directamente en la basura", comenta el Coronel de Artillería.

Estufa de desinfección de 1920
La primera parada en esta planta superior nos lleva directamente a la pinacoteca. Decenas de obras de grandes autores quedan expuestas ante nuestros ojos. Retratos de grandes héroes del Ejército español, pinturas de la Guerra Civil, láminas propagandísticas… en cierto modo, parece increíble que un Museo Militar conserve todas estas auténticas obras de arte, incluyendo un retrato que Segrelles realizó al General Franco. Mientras avanzamos por esta planta superior, nos llama la atención la constante presencia de cuidadas maquetas y miniaturas de temática militar. Incluso, el Museo conserva todo un desfile completo de las Fuerzas Armadas en versión miniatura. Estas maquetas y miniaturas conviven junto a una completa colección de banderas, estandartes y uniformes.

Pistola Mauser C-96
El CETME corona la exposición armamentística
Mientras fotografiamos detenidamente todo lo que sale a nuestro paso, aprovechamos para preguntar al director Fuentes el promedio de visitas que actualmente tiene el Museo. “Aproximadamente, tenemos en torno a 16.000-18.000 visitantes al año, que debo decir que no es una mala cifra para este tipo de museos. Pero siempre se puede mejorar. Y para lograrlo, llevamos a cabo diversas campañas de publicidad y propaganda en los medios de comunicación, oficinas de información turística, colegios, asociaciones culturales, etc. Por otro lado, la mayor parte de la gente que se acerca al museo son niños, turistas, y colectivos de la tercera edad".

Nuestra visita por el Museo-Histórico Militar de Valencia finaliza regresando al acogedor despacho donde el Coronel Fuentes Vila nos dio la bienvenida. Durante casi dos horas, hemos disfrutado de un apasionante recorrido por más de 3.000 m2 de exposición, donde nos hemos encontrado con más de 2.500 piezas perfectamente catalogadas. Por este motivo, la pregunta sobre un posible crecimiento del Museo parece cuanto menos obligada. “Tenemos nuestros problemas, sobre todo referentes a falta de espacio y escasez de recursos. A esto hay que añadir el prejuicio social que todavía existe en torno a los museos militares. Tenemos que superar estas barreras para seguir creciendo y estoy seguro de que, poco a poco, lo vamos a conseguir. En este sentido, me gustaría destacar la accesibilidad del museo, con dispositivos especiales para minusválidos (ascensor especial para usuarios de silla de ruedas). Además, en los próximos días vamos a recibir una visita de miembros de la ONCE, lo que nos hace una gran ilusión. Por tanto, el futuro se presenta con buenas perspectivas de expansión y crecimiento, algo que estamos logrando gracias al gran trabajo de todo el equipo del Museo, del que tengo que decir que estoy muy orgulloso".

Todos los amantes de las armas tienen una cita ineludible con el Museo Histórico-Militar de Valencia. En compañía de los más pequeños, en pareja o en solitario, a buen seguro disfrutaréis de una visita inolvidable. Un recorrido imprescindible por las armas, los vehículos y la iconografía de la historia de nuestro país. Una visita por la memoria armamentística de España.

Información del Museo Histórico-Militar:
-Dirección: C/ General Gil Dolz, 8 (Valencia). Antiguo acuartelamiento San Juan de Ribera.
-Horario: Martes a sábado de 10:00 a 14:00 y de 16:00 a 20:00h. Domingos y festivos de 10:00 a 14:00h. Lunes cerrado.
-Entrada gratuita
-Teléfono: 96 360 16 45


Date un paseo fotográfico por el Museo


Publicidad
Publicidad

Facebook Armas.es

Encuesta

¿Quién monta los accesorios de tu arma?

Suscríbete a armas.es

periodico armas suscripcion

Último Periódico Armas.es

armas periodico 69 dragunov minuatura

SALIR DEL ARMERO

Atrevete a salir del Armero