[Vídeo] 5 de los disparos más increíbles que has visto en tu vida

[Vídeo] 5 de los disparos más increíbles que has visto en tu vida

Actualidad
3.75 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 (2 Votos)

Como sabrán los tiradores más experimentados, el tiro perfecto no tiene nada que ver con la suerte o el instinto. El mal llamado tiro a ojo es una forma vulgar con la que llamamos al cálculo balístico interiorizado, que es la única clave para ejecutar un disparo certero. Ahora bien, para lograr lo que estos tiradores demuestran en los 5 siguientes vídeos hace falta algo más que dominar el cálculo, y es que de nada sirve la teoría o lo práctica básica en algunas situaciones extremas o de desafío sin igual.

El primer disparo lo ejecuta un francotirador policial, el cual consigue arrebatar el arma corta de un sospechoso desde 45 metros, sin dañar a nadie -incluído el sujeto. Más que por la distancia, el disparo es de elogiar por la sangre fría del agente que bien podría haber acabado con la vida del sospechoso.

Las historias del legendario francotirador Carlos Hathcock han inspirado al ex-marine Steve Reichert que replica en este vídeo los disparos de Hathcock a través de los visores de sus enemigos.

No podía faltar en esta lista el mítico Jerry Miculek que plasmó en este vídeo un disparo a 900 metros usando su revólver de 9mm.

 

En este vídeo de Hill Country Rifles World podemos admirar un impresionante disparo a 3.900 metros que, si bien pierde un poco por el montaje del vídeo, sigue dejándonos con la boca abierta. 

Y si hemos mencionado a Miculek, no podíamos olvidar al también famoso Bob Munden, un hombre que ha conseguido fusionarse con su revólver, a tenor de lo visto en este vídeo...

¿Qué te han parecido estos maestros del tiro? ¿tienes algún ejemplo que quieras compartir con nosotros? ¡lo esperamos!

Publicidad
Publicidad

Facebook Armas.es

Encuesta

¿Quién monta los accesorios de tu arma?

Suscríbete a armas.es

periodico armas suscripcion

Último Periódico Armas.es

armas periodico 69 dragunov minuatura

SALIR DEL ARMERO

Atrevete a salir del Armero